Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El choque en el Botànic se agrava con posturas muy alejadas en la tasa turística

Compromís y Unides Podem creen que el PSPV «siempre pone excusas»

El president, Ximo Puig, y la vicepresidenta, Mónica Oltra.

El encontronazo en el seno de la izquierda valenciana por la tasa turística se agrava según pasan los días. Las posiciones están muy alejadas en el seno del Botànic y el tributo a las pernoctaciones turísticas se ha convertido ya en el gran debate de la fase previa de las negociaciones del presupuesto de 2022. Un pulso que va para largo. Aunque todas las partes apelan al diálogo y al consenso, las posiciones están en las antípodas. Compromís y Unides Podem quieren implantar ya la tasa en el presupuesto del próximo año y los socialistas la rechazan.

Los socios aprietan al partido mayoritario en el Botànic y ayer diputados de Compromís y Unides Podem le reprocharon en las Corts que siempre ponen excusas para implantar una tasa cuyo debate inicial se remonta al primer Botànic, hace más de seis años.

Los bloques están muy claros. Patronales hosteleras, partidos de la derecha y la facción socialista en el Consell rechazan la aplicación de la tasa, que defienden Compromís y Unides Podem.

Pero hay grietas. Ayer la portavoz del PP en las Corts y en el Ayuntamiento de València, María José Catalá, recordó que el Pacte del Rialto que firmaron socialistas y Compromís en la capital sí recoge la tasa turística, por lo que el PSPV de la ciudad estaría a favor del tributo, pero no el Consell.

La patronal valenciana CEV considera que la implantación de la tasa es descabellada e incluso ayer en su reunión celebrada en Elx rechazaron siquiera abrir un debate porque consideran que pone palos en las ruedas al sector y supone una falta de sensibilidad enorme para un ámbito muy afectado por la crisis. La hostelería alicantina aprovechó ayer para asegurar que las ayudas del plan Resistir Plus no han llegado.

En el acto con los empresarios en el Elx, que cerró el president, Ximo Puig, el jefe del Consell reiteró que no es el momento y que las decisiones que tiene que adoptar el Ejecutivo son las que van en favor de la prosperidad.

En las Corts, el secretario autonómico de Turismo, Francesc Colomer, reprochó a los socios que saquen el debate de la tasa en un momento inoportuno. Colomer apuntó a la afectación empírica que la covid ha tenido sobre el turismo y dejó caer que no hay estudios rigurosos sobre el impacto.

Debate de largo recorrido

Desde Compromís, la diputada Aitana Mas lamenta que para los socialistas nunca es el momento. Desde Unides Podem, el portavoz de Hacienda, Ferran Martínez también reprocha a los socialistas que siempre pongan excusas.

Compromís quiere ponerse ya a estudiar y legislar para determinar el porcentaje de recaudación que han de gestionar los ayuntamientos, por lo que entiende que es el momento de abrir el debate e incluirlo en los presupuestos autonómicos, lo que permitiría poner en marcha la tasa a finales de 2022, según Mas, cuando la previsión económica apunta a alcanzar el nivel previo a la pandemia.

Martínez (Unides Podem) aporta la idea de que igual que la Administración apoyó al sector turístico durante la pandemia, es ahora el momento en el que la actividad turística permita una recaudación que apoye a otros sectores y refuerce el estado del Bienestar. «Si ahora no es un buen momento cuándo lo será», se pregunta. Debate de largo recorrido.

Compartir el artículo

stats