Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Vox exhibe su lado más radical: negación del cambio climático y señalamiento a la inmigración

Vega califica de "religión climática" las medidas para proteger el medio ambiente

La síndica de Vox, Ana Vega, interviene en el Debate de Política General en las Corts.

Contra el multiculturalismo, las autonomías, el feminismo, las medidas para frenar el cambio climático, el aborto y la eutanasia; todo con la capa de la libertad anudada al cuello y las familias como víctimas de un sistema que les oprime y relega. La intervención de la síndica de Vox, Ana Vega, en el Debate de Política General ha sido el despliegue del manual del populismo de extrema derecha que con Trump alcanzó su cúspide en la Presidencia de los Estados Unidos y que pese a no suponer una sorpresa en los argumentos, cuenta con afirmaciones que siguen necesitando del frote en los ojos para creer que sí, que de verdad lo han dicho.

Una de ellas ha sido mostrar una Comunitat Valenciana en la que la delincuencia campa a sus anchas, con personificada en inmigrantes ilegales y menores de edad no acompañados, los famosos menas, que no son más que niños no nacidos en España que se encuentran sin sus padres. "Ustedes son responsables de la inseguridad de nuestros barrios por dejar las puertas abiertas a la inmigración", ha señalado Vega sin precisar que la tasa de criminalidad es la segunda más baja desde 2010 (solo mejorada por la de la restricción de movilidad de la pandemia).

Otra ha sido cargar contra las políticas para frenar el cambio climático, calificadas por Vox como una "religión climática" con "tasas y regulaciones que provoca a las familias a vivir en la pobreza energética" sin importar los criterios científicos ni de organismos como la ONU que reclaman ya acciones para evitar un desastre ambiental. "No culpe a los españoles de lo que hacen otros países", ha indicado señalando a China como culpable de ser los que más emisiones de CO2 y de "enviar el virus".

Pero va más y en la intervención de Vega no ha faltado la crítica a la educación de la Comunitat Valenciana. Entre estas, la principal diana ha sido la enseñanza del valenciano señalando la Ley de plurilingüismo, a lo que consideran un "adoctrinamiento" hasta el punto de decir que las escuelas valencianas "forman borregos" por lo que ha defendido el PIN parental que ya han propuesto en otras comunidades.

También, por supuesto, contra el feminismo y lo que desde Vox han considerado como "chiringuitos" pese a que ha acabado reivindicando que "no hay nadie más feministas que las mujeres de Vox"; contra las comunidades autónomas de las que ha asegurado que son un "sistema fracasado" así como contra el aborto y la eutanasia asegurando que la "extrema izquierda está instalada en la cultura de la muerte".

Y después de sus críticas contra el feminismo, el multiculturalismo, las medidas para proteger el medio ambiente o fomentar el valenciano, ha cargado contra el Consell al asegurar que en la izquierda "es todo ideología" (como si lo desgranado anteriormente no lo fuera) y ha mostrado a su partido como "la verdadera alternativa". Y para finalizar, su aviso de que todo lo dicho no ha sido fruto de la coyuntura: "No vamos a pedir perdón por estar aquí y por existir, no retrocederemos ni un milímetro ideas que nos han traído hasta aquí".

Compartir el artículo

stats