Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

ENCUESTA DE OTOÑO DE INVEST GROUP | PRENSA IBÉRICA PARA LA COMUNITAT VALENCIANA

El PSPV refuerza su mayoría en Castellón, PP y Podem suben y Ciudadanos desaparece

El bloque de la izquierda llegaría en la Comunitat a 62 escaños, diez más que en 2019

Reparto de escaños en la Comunitat según la encuesta Mediterráneo

Saldremos más fuertes. Fue uno de los lemas del Gobierno de España para aumentar la moral de la ciudadanía en lo más duro de la pandemia de covid-19. La afirmación sirve hoy para la coalición de izquierdas que gobierna en la Comunitat Valenciana, que llegaría a este tramo final de la crisis sanitaria con una mayor ventaja electoral sobre la derecha. Así lo refleja la encuesta anual del Nou d’Octubre que realiza Invest Group para los diarios de Prensa Ibérica en la Comunitat Valenciana: Mediterráneo, Levante-EMV e Información de Alicante. La distancia es incluso superior a la que ofrecía el estudio demoscópico realizado hace justo un año, en medio de la lucha contra el virus, cuando los valencianos no habían sufrido su peor ola de contagios y muertes (llegó en enero y febrero de este año) ni tampoco se había desarrollado la vacuna contra el covid. 

En este Nou d’Octubre marcado como símbolo del fin de las principales restricciones e inicio de la llamada nueva normalidad, los tres partidos que conforman el Gobierno del Botànic (PSPV-PSOE, Compromís y Unides Podem) sumarían 62 escaños, frente a los 52 que tienen ahora en las Corts. La oposición de derechas se quedaría en 37 diputados (47 logró en 2019). Hace un año, la encuesta ofrecía 60 escaños al bloque progresista y 39 al conservador.

En Castellón, socialistas y populares saldrían claramente reforzados y ganarían dos diputados cada uno, mientras que Compromís mantendría los cuatro representantes en la cámara valenciana con los que cuenta en la actualidad. A Unides Podem las cosas tampoco le irían mal, ya que lograría un diputado más en las Corts. Vox, en cambio, perdería representación y se quedaría con tan solo un representante por la provincia, mientras que Ciudadanos sería el gran derrotado y perdería sus cuatro representantes.  

A nivel autonómico, el gran cambio que pronostica el sondeo es la salida de Ciudadanos de la cámara valenciana: se quedaría en el 3,4 % en estimación de voto, lejos de la barrera del 5 % para acceder al Parlamento, que regresaría a una composición de cinco partidos. Cs obtuvo 18 escaños en las elecciones de abril de 2019, cuando quedó a solo uno del principal partido de la derecha (PP) y se situó como tercera fuerza. La debacle en las elecciones generales del 10 de noviembre de ese año inició un proceso de descomposición agravado en el caso valenciano por la fuga de su portavoz parlamentario y último candidato, Toni Cantó. El actor es en la actualidad cargo público en el Gobierno de la Comunidad de Madrid gracias al PP y el grupo en las Corts cuenta con cinco diputados menos. La conclusión es que, dos años y medio después de los comicios valencianos, Cs desaparecería de las Corts de celebrarse ahora elecciones autonómicas.

En Castellón, el partido de Inés Arrimadas correría con la misma suerte. En la cita electoral de abril del 2019, el partido naranja consiguió cuatro representantes por la provincia (uno de ellos fue Cristina Gabarda, que el pasado mes de mayo dejó Ciudadanos y pasó al grupo de los no adscritos) y ahora la encuesta les da cero diputados. Un mal resultado consecuencia de la permanente crisis interna que vive el partido, también en Castellón donde son públicos los encontronazos entre el que fuera portavoz municipal hasta hace unas semanas, Alejandro Marín-Buck, y la coordinadora provincial, Cristina Fernández.

Los desencuentros no penalizan

El panorama que refleja la encuesta de Invest Group en la Comunitat es que el Gobierno de izquierdas sería el principal beneficiado del hundimiento de la formación de centroderecha, ya que no se habría producido un traspaso masivo del voto a los otros partidos de la derecha. Al menos por ahora. La mayoría de los antiguos votantes de Cs (casi la mitad) no saben qué votarían hoy o se abstendrían.

Así, la primera conclusión es que el bloque de izquierdas rentabiliza la gestión de la covid-19 y, en cambio, no se resiente de los desencuentros públicos entre los tres partidos, más visibles que en la legislatura anterior.

El PSPV consolidaría su estatus de primera fuerza, con 36 escaños (nueve más que los obtenidos en 2019) y un voto estimado por encima del 31 %. La proyección de diputados del partido del president Ximo Puig, es la misma que el sondeo ofrecía hace junto un año.

En Castellón, los socialistas conseguirían nueve escaños en las Corts, dos más de los que lograron en los últimos comicios autonómicos y reforzarían todavía más el liderazgo del jefe del Gobierno valenciano, número uno de la lista del PSPV por la provincia.

Compromís y Unides Podem 

La pujanza de los socialistas se ve acompañada, en el conjunto del territorio valenciano, con unos buenos pronósticos para las otras dos formaciones del Consell. Compromís obtendría un total de 16 escaños, uno menos de los que posee en la actualidad y con una proyección del voto al alza con respecto a la encuesta de hace un año. En cambio, en Castellón la coalición nacionalista sacaría cuatro diputados, el mismo número que en los comicios del 2019 

Unides Podem resiste asimismo en la Comunitat, a pesar de los cambios en su dirección y de la salida del Consell de su vicepresidente Rubén Martínez Dalmau: su estimación de voto estaría en el 9,2 % (lejos de la barrera del 5 %) y progresaría hasta los diez diputados, dos más de los que logró en 2019. En Castellón, la formación morada también crecería y ganaría un escaño (de dos a tres).

El trabajo de campo del sondeo está realizado entre el 20 y el 29 de septiembre, antes por tanto de la convención nacional y el mitin multitudinario que celebró el PP el pasado fin de semana en València. La formación que ahora lidera Carlos Mazón avanza en sus expectativas, pero se quedaría lejos de conformar una opción de cambio, ni siquiera con la ultraderecha. El PP cosecharía 24 escaños, cinco más de los que tiene ahora y tres más de los que le daba la encuesta en 2020. Es la formación no obstante que más crece en estimación de voto con respecto al último barómetro, hasta el 21,69 %. En Castellón, los populares de Marta Barrachina, ganarían dos escaños y pasarían de 5 a 7, con una estimación de voto del 24,1%.

Vox también aumenta su proyección de voto en la Comunitat en relación con octubre de 2020 y se situaría en el 12,8 %. Su evolución es una senda de crecimiento continua, que no se detiene desde abril de 2019 (obtuvo el 10,4 % de los votos en las elecciones autonómicas). Sería la cuarta fuerza en el territorio valenciano con trece diputados de celebrarse elecciones hoy. Son tres más de los que consiguió hace dos años. En cambio, en la provincia de Castellón las cosas son distintas. La formación que lidera Santiago Abascal perdería la mitad de su representación en la cámara valenciana y tan solo conseguiría un diputado. 

Compartir el artículo

stats