Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La gestión de la crisis sanitaria dispara la valoración del Consell

El Botànic registra la mejor nota de los últimos cinco años y más de la mitad de los valencianos aprueba su gestión

El president, Ximo Puig, preside una reunión de todos los miembros del Consell celebrada a mediados del pasado mes de septiembre.

Tras más de año y medio de excepcionalidad sanitaria, social y económica por la eclosión de la pandemia, la valoración del Consell no se ha resentido. Al contrario, el gobierno valenciano logra su mejor nota de la serie histórica impulsado precisamente por la gestión de la pandemia, según refleja la encuesta de otoño realizada por Invest Group. Ha sido en el último año cuando la nota que los valencianos dan a la gestión del Consell más ha crecido. Una aceptación entre la ciudadanía que permite al Consell del Botànic alcanzar las cifras más altas de valoración desde que el Botànic llegó al Palau. 

Si en octubre de 2016 menos de un 30 % de los valencianos calificaba de buena o muy buena la gestión del Consell ahora ese porcentaje ha aumentado de forma exponencial ya que el 51,9 % de los valencianos considera positiva la labor del ejecutivo valenciano. Son veinte puntos más en cinco años y el incremento se ha producido con la mayor crisis sanitaria de la historia de por medio. Además, un inédito 41,9% considera buena la gestión y un 10% de los valencianos, muy buena.

La encuesta dispara la distancia entre la valoración positiva y la negativa y ese salto se concentra en los últimos doce meses, un tiempo que engloba la tercera ola de la pandemia, el momento a partir de las Navidades de 2020 cuando la incidencia del covid-19 alcanza su mayor virulencia en toda la Comunitat Valenciana

Esa tercera ola es precisamente el momento en que la pandemia causa más estragos, especialmente en los primeros meses de 2021. Entonces el Consell se vio obligado a dictar las mayores restricciones, unas medidas que suscitaron las quejas de numerosos sectores afectados, entre ellos el ocio o la hostelería. Sin embargo, ese es el momento en que el Consell tripartito empieza a crecer en la valoración de su gestión. Así, si en otoño de 2020 la distancia entre la valoración positiva y la negativa era de 4,1 puntos, ahora es de 25,8. Y las cifras que obtiene en este momento el Ejecutivo valenciano no tienen parangón con ninguna de las cinco oleadas anteriores de la encuesta de Invest Group.

Aceptación de las medidas

Por contra, el porcentaje de los valencianos que califica la gestión del Consell de mala o muy mala cae en diez puntos en solo un año al pasar del 36,3% al 26,1%.

 Parte de esta buena valoración se explica por la aceptación que, según la investigación, han tenido las restricciones implantadas en territorio valenciano, de las más estrictas y con mayor duración respecto a otras autonomías. Con todo, las medidas son valoradas de forma desigual. Unas han gustado más que otras, pero todas reciben el aprobado de las personas encuestadas. Las más útiles son la obligatoriedad del uso de la mascarilla, el toque de queda y el cierre del ocio nocturno, medidas que reciben una puntuación superior a 7. Otras, en cambio, se quedan en el aprobado justo. La más impopular es la limitación horaria del comercio y de la hostelería, cuestiones de las que ha hecho bandera la presidenta de Madrid, Isabel Díaz Ayuso. Su flexibilidad con la hostelería es considerado uno de los elementos que explican su éxito electoral. 

No obstante, este sondeo apunta a que las restricciones no han erosionado al Ejecutivo valenciano. La prohibición de fumar, que junto con el uso de la mascarilla en los espacios cerrados, es ya de las pocas medidas que no han decaído con la llegada de la «normalidad mejorada» no genera un gran rechazo social. De una escala de 0 a 10 en la valoración, se puntúa con un 6,7.

Por su parte, la limitación de las reuniones sociales, una medida pensada para frenar los contagios por contactos familiares o de amistades, es valorada con un 6,6.

Mejor que la gestión de Sánchez

Así las cosas, la encuesta de valoración específica sobre la acción de la Generalitat ante el covid es mucho más favorable para sus intereses que la del Gobierno de España. Más del 60% de las valencianas y los valencianos considera que la forma que ha tenido el ejecutivo de afrontar la pandemia ha sido buena o muy buena mientras que el rechazo solo suma un 16%. En cambio, el escrutinio ciudadano es mucho más duro cuando se valora la gestión del Gobierno de Pedro Sánchez.

En este caso solo es aprobada por un tercio de los residentes en la Comunitat Valenciana, en concreto, el 34% de los ciudadanos. Por el contrario, más de cuatro de cada diez encuestados, es decir el 43,2% la desaprueba. En conclusión, el balance es negativo para el Gobierno central. El contraste entre la valoración del gobierno autonómico y el central es evidente cuando se compara el colectivo que se muestra más entusiasta con la gestión de ambos gobiernos. En ese caso solo el 2% responde que es muy buena en el caso del Gobierno de Pedro Sánchez frente al 16% que da esa respuesta para valorar la acción del Consell para hacer frente a la gran emergencia sanitaria. 

La desaprobación al Gobierno de España se extiende también respecto a la gestión de la situación económica derivada de la crisis sanitaria. Así, sólo una cuarta parte de los valencianos (el 27 %) la valora, mientras que el 51% tiene una percepción negativa de cómo se ha trabajado para impulsar la economía del país.

El CONSELL RECIBE EN CASTELLÓN LA MEJOR DE LAS PUNTUACIONES

La gestión general del Consell es valorada positivamente por uno de cada dos valencianos. Pero esa aceptación varía en función de los territorios, las tres circunscripciones electorales, y también por franjas de edad y género del entrevistado. Así, la labor del Gobierno de la Generalitat, según los datos que ofrece la encuesta de la empresa Invest Group para el periódico Mediterráneo, es mejor vista en la provincia de Castelló y entre las mujeres, especialmente en el segmento de edad comprendido entre los 25 y los 50 años. 

En la provincia de Castellón, la diferencia entre quienes valoran positivamente al Consell y los que le dan una mala nota es favorable a los primeros en 33 puntos. En cambio, los más críticos están en Alicante, donde la percepción positiva gana por 21 puntos de diferencia. En Valencia, finalmente, la distancia porcentual es de 24. Las mujeres valoran en general mejor que los varones la gestión que ha llevado a cabo el Gobierno de Ximo Puig. La diferencia entre la nota positiva y negativa es de +34 en el caso de las mujeres y +16 entre los hombres.

Si se analizan los resultados de la muestra por territorios, los más críticos con la gestión sanitaria del Gobierno de España son los residentes en la provincia de Alicante, los hombres y los que tienen entre 35 y 50 años. Y los que plantean una percepción más positiva del Gobierno central son los residentes en la provincia de Castellón, así como los ciudadanos más jóvenes y los de mayor edad.

Por otra parte, la mejor valoración de la utilidad de medidas como el toque de queda o el cierre del ocio nocturno, decretadas por la Generalitat valenciana y que han levantado las críticas continuas de los propietarios de este tipo de locales, se da en la provincia de Valencia. También reciben más aprobaciones entre las mujeres y en el tramo de mayores de 50 años.

Compartir el artículo

stats