Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

TRAS LAS DIVISIONES INTERNAS

Compromís cierra filas y se da una tregua al elegir a Robles por consenso

Todas las sensibilidades avalan un acuerdo que conserva los equilibrios internos tras varios días de hostilidades

Papi Robles, en el centro, junto a Aitana Mas, derecha, Belén Bachero, izquierda, y Juan Ponce, antes de la reunión de Compromís.

El grupo parlamentario de Compromís en las Corts cerró ayer filas y aparcó las hostilidades que se habían desatado en los últimos días entre las diferentes sensibilidades de la coalición y zanjó el recambio del dimitido portavoz Fran Ferri con un acuerdo que llega avalado por todas las familias en torno al nuevo liderazgo en la cámara autonómica de la diputada Papi Robles, del partido mayoritario, Més, el antiguo Bloc.

El acuerdo permite mantener los equilibrios internos de la coalición y que todas las facciones se den una tregua cuando queda un año y cuatro meses de legislatura porque ninguna de ellas pierde. Todas cumplen sus objetivos. 

Més conservará la portavocía parlamentaria en uno de sus diputados elegidos por la circunscripción de València y promociona a su secretaria general en València ciudad, Papi Robles. Iniciativa del País Valencià, el partido de Mónica Oltra, logra frenar el paso del conseller de Educación, Vicent Marzà, y evita que la figura política del número dos de Més pueda crecer internamente hasta el punto de poner en cuestión el lideragzo de la vicepresidenta, pendiente en este momento de la plataforma política que lidere Yolanda Díaz antes de decidir si opta a una tercera candidatura de la coalición a la presidencia de la Generalitat. 

También a los minoritarios les ha venido bien el pulso de los últimos días. La corriente Bloc i País aprovecha que la gestión que ha hecho Més del proceso ha sido mejorable (muchos diputados se enteraron de la propuesta de Robles por la prensa) para dejarse sentir internamente como el grupo crítico de referencia frente a la dirección de Més que lideran Âgueda Micó y el propio Marzà, aunque muy lejos de la capacidad numérica suficiente para resultar decisivos y situar a la síndica adjunta, Mònica Àlvaro, como líder del grupo como era su pretensión.

Marzà, el más debilitado

Fuentes de distintas sensibilidades señalan que Marzà es el que más debilitado sale de un proceso que ha durado casi un mes y en el que tuvo decidido saltar a las Corts y dejar al frente de la conselleria de Educación a la vicepresidenta de la Diputación, Maria Josep Amigó, aunque el rechazo de Oltra y que en Més también había quien consideraba que el momento no acompañaba le hicieron al final plegar velas.

Así, era previsible lo que finalmente sucedió ayer. La reunión en las Corts duró poco más de un cuarto de hora, se escucharon desde fuera de la sala aplausos muy pronto y después todo fueron palabras de paz y amor. «Hay que dejar de lado aspiraciones personales», aseguró Mas. «Compromís nunca rehuye el debate, que ha sido muy enriquecedor ni el acuerdo», señaló la síndica.

Una única propuesta

La reunión se inició con una única propuesta sobre la mesa, la de Robles, que contaba con el apoyo de la ejecutiva de Més y ya no se presentó ninguna otra. Iniciativa sabía que esta batalla no podía ganarla y aunque Aitana Mas se había postulado evitó hacerlo ayer. Àlvaro ya había anunciado que apoyaría a Robles y los dos diputados Verdes también se iban a sumar a la corriente mayoritaria.  

La nueva síndica ya había trasladado uno a uno a todos sus compañeros en los últimos días que se postulaba para el cargo y ningún otro diputado dio el paso y en ese momento la elección se materializó por aclamación según fuentes presentes en la reunión. En el encuentro estaban físicamente la vicepresidenta, Mónica Oltra, el conseller de de Economía, Rafa Climent, mientras que se habían conectado telemáticamente el presidente de las Corts, Enric Morera; el conseller de Educación, Vicent Marzà (que tomó la palabra para fecilitar a Robles por la elección) y el síndic, Fran Ferri. 

También estaba en la sala el diputado Paco García Latorre que en la próxima sesión asumirá el escaño de Ferri, que anunció el 17 de diciembre que se marchaba, una renuncia planteada siempre por motivos personales aunque hay voces en la coalición que dejan entrever que pudo haber motivación política porque en distintas entrevistas estos días, el exsíndic ha dejado la puerta abierta a volver en un futuro si se le propusiera el cargo de conseller.

Compartir el artículo

stats