Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

BALANCE DEL 2021

El Consell cierra el segundo año de la pandemia con el 61% de las inversiones ejecutadas

El porcentaje del presupuesto realizado cae ligeramente y Vivienda, Hacienda y Agricultura como más rezagadas

Obras del edificio de la plaza Borrull en Castelló, que ejecuta la Generalitat. Andreu Esteban

El segundo año del covid dejó una ejecución del presupuesto del Consell más baja que el año anterior (94 al 93%), más gasto en personal por las contrataciones derivadas de la pandemia, menor inversión ejecutada que el ejercicio anterior (61% frente a 65) y una inyección para el refuerzo del escudo social y ayudas al tejido productivo de 1.700 millones, como consecuencia de la pandemia.

El análisis de la ejecución deja a las conselleries de Vivienda, Hacienda y Agricultura como las más rezagadas, por debajo del 70% de ejecución, mientras Sanidad, Innovación, Economía, Presidencia y Educación superan el 90%.

La Generalitat y sus entes adscritos comenzaron el año con un presupuesto de 25.627 millones y una modificación al alza de 4.225 millones para acabar el año en prácticamente 30.000 millones.

Dato relevante es el del personal al servicio de la Administración autonómica, al que se destinaba antes de comenzar la pandemia 6.100 millones que se han convertido en más de 7.000 casi dos años después del estallido de la crisis del covid. Los datos son provisionales hasta que se publique la liquidación del presupuesto 2021, a mediados de febrero. 

De los capítulos del presupuesto que engloban el dato real que afecta a las personas, sin contar deuda y obligaciones financieras, se deduce que el Consell inyectó 1.700 millones de euros en reforzar el escudo social y en ayudas al tejido productivo valenciano para paliar el impacto del covid. 

La evolución de Vivienda

Algunas conselleries como Vivienda se sitúa en el 55% de la ejecución pero es casi el doble que el año anterior, cuando se situó en poco más del 30%. Vivienda es una conselleria desde 2019, con el segundo Botànic, pero ha acabado por consolidar un presupuesto importante, 345 millones. A Hacienda, por ejemplo, le pesan elementos distorsionadores como el Resistir Plus, fondos que tiene que devolver.

Detalle de la ejecución presupuestaria de la Generalitat EPI

Al final, la Generalitat ha reconocido obligaciones no financieras de 19.525 millones frente a los 17.299 de 2020, un incremento interanual del 9,5%. 

Las inversiones, aunque ejecutadas en un 61%, crecen de forma significativa (un 47%) en el último año para reforzar las infraestructuras y servicios con un total de 1.503 millones frente a los 1.023 de 2020. Especialmente significativo es el incremento en las transferencias de capital, pero también en pagos, que aumentan un 41%.

Incremento en gasto social

El incremento en servicios públicos fundamentales para reforzar la atención a la crisis del covid ( Sanidad, Educación y Servicios Sociales) y las ayudas a la pandemia con planes como Resistir y Resistir Plus (Economía y Hacienda) suponen el 75% del incremento del gasto, 1.282 millones de los 1.693.

Con el incremento del gasto (sin contar las operaciones financieras) el Consell ha reforzado el escudo social, con incrementos en todas las consellerias y especialmente significativo en las áreas económicas para fortalecer el apoyo a los sectores económicos más afectados por la pandemia como Hacienda (un 111% más, 336 millones) por las ayudas del Plan Resistir Plus; Vivienda o Presidencia por ayudas al turismo y al ocio Nocturno.

Compartir el artículo

stats