Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tribunales

El empresario Febrer regó durante trece años con regalos a políticos y funcionarios de ayuntamientos de la Comunitat

Entre los agasajados Alfonso Grau, Jorge Bellver, los consellers Esteban González Pons, Rafael Blasco y los políticos Joan Ignasi Pla o Jose Maria Cataluña

Jaime Febrer, durante un juicio por fraude. EP

El empresario Jaime Febrer "creó una dinámica instaurada en el seno del Grupo Axis a través de la cual, a cambio del pago de contraprestaciones a diferentes cargos públicos o personas relacionadas a los mismos, habría permitido obtener decisiones provenientes de las Administraciones Públicas favorables a los intereses del grupo: adjudicaciones de contratos públicos, desarrollo de operaciones urbanísticas". La entrega de regalos compulsiva se realizó desde 1999 hasta 2012 y se extendió a políticos y funcionarios del Ayuntamiento de València y la empresa pública Aumsa pero también de los ayuntamientos de Burjassot, Cheste, la Vila-joiosa o Xixona.

Febrer era exhaustivo y detallista. Elaboraba listados de los obsequios que enviaba por Navidad y que diferenciaba entre "Regalos hombres" y "Regalos mujeres" y en los que anotaba el nombre y cargo del destinatario, una descripción del regalo y el precio. Una valiosa documentación que la Guardia Civil encontró en los registros de la sede del Grupo Axis, la matriz del entramado de empresas que utilizó el empresario Jaime Febrer.

El listado exhaustivo de obsequios que recoge la Guardia Civil en uno de los informes de la causa comienza en 2002. Ese año los agraciados con regalos navideños son los concejales de València Alfonso Grau (una pluma Montblanc de 810 euros), Miquel Domínguez (botella de vino de 214,66 euros), pero también funcionarios del mismo ayuntamiento como Juan Antonio Altés (billetero de 180 euros), Carlos Masià (portafolios de 300 euros), Manuel Latorre (secretario del Ayuntamiento de València que obtuvo un vino de 115 euros), Francisco Raga (jefe de sección de programas de actuación integrada que recibió una botella de vino de 115 euros), Esmeralda Orero (jefa del servicio de patrimonio, agasajada con un bolso de 450 euros) y políticos socialistas como José Cataluña, José Luis Vera, Vicent Sarrià y Rafael Rubio (todos agasajados con una botella de 119,28 euros). Febrer también mimaba a las secretarias o personal de confianza de Alfonso Grau, Miquel Domínguez o Juan Antonio Altés con pañuelos o pendientes con cuantías entre los 195 euros y los 74,79 euros.

De Alfonso Grau, la Guardia Civil destaca que recibió regalos desde el año 1999 y que siempre aparece en los listados en primer lugar y con los regalos de más valor.

En el Ayuntamiento de Cheste la alcaldesa en 2002, Sagrario Sánchez, recibió un pañuelo de 195 euros y su sucesor, Raimundo Tarín un jamón en 2004, además del arquitecto municipal José García y el secretario del ayuntamiento, José Luis Fayos. También aparecen directivos de Bancaja, La Caixa, Caixa Galicia e Ibercaja. En total, Febrer gastó 4.890 euros en regalos en el año 2002.

En el resto de años la dinámica se repite. "Determinados cargos públicos y funcionarios aparecen de manera repetida en todas las listas de regalos analizadas entre los años 2003 y 2012".

Febrer también extendió la entrega de regalos a diferentes cargos públicos y funcionarios de los ayuntamientos de la Vila-joiosa, Chiva, Orxeta, Xixona, Bétera y Canet d'en Berenguer.

Por último, la Guardia Civil también recoge cómo el empresario Jaime Febrer envió regalos en 2006 a cargos públicos de la Generalitat como Esteban González Pons (una maleta troller) que ese año fue designado conseller de Territorio y el conseller Rafael Blasco, que pasó de Territorio a Sanidad en esas fechas y que recibió un "billetero ERM".

Compartir el artículo

stats