Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Remodelación

Las cuatro incorporaciones en el Consell suponen una ‘crisis’ histórica

Solo se introdujeron más caras nuevas (seis) en 1993, tras perder el PSPV en las generales

Alberto Fabra saluda a Camps al convertirse en su sustituto como president de la Generalitat. Manuel Bruque

Cuando el viernes el pleno del Consell vuelva a reunirse un tercio de los presentes estará ante un acto que no había hecho nunca. La remodelación del ejecutivo autonómico ha puesto sobre la mesa que se sienta semanalmente en el Palau cuatro caras nuevas, un cambio considerable y de importantes dimensiones no solo a nivel del Botànic sino también en la historia del autogobierno valenciano. 

Solamente en una ocasión habían entrado de una tacada tantos nombres nuevos, lo que demuestra que la sacudida al árbol es importante. Fue en julio de 1993, durante el gobierno presidido por Joan Lerma y apenas un mes después de las elecciones generales de España en las que el PP se había convertido en primera fuerza en la Comunitat Valenciana por primera vez arrebatando este puesto a los socialistas. 

Aquel golpe electoral a dos años de los comicios autonómicos provocó que Lerma introdujera hasta seis caras nuevas a mitad de legislatura. Más allá de esos seis cambios, el máximo número de nombres nuevos en un pleno del Consell con el balón de la legislatura rodando ha sido tres, un número repetido en tres ocasiones por el PP

Tanto en el 2000 con Eduardo Zaplana como presidente como en 2004 con Francisco Camps como en 2012 ya con Alberto Fabra en el Palau de la Generalitat, si bien, lo que sí que hubo con el PP en el poder fueron cambios de presidencia a mitad de legislatura: Olivas por Zaplana en 2002 (a un año de elecciones) para ser ministro y Camps por Fabra en 2014 por su imputación.

La última reestructuración no solo pasará a los libros de historia del anecdotario político sino que también genera distorsiones en el reparto territorial en la presencia en el Consell. Tres de las cuatro nuevas incorporaciones son de la provincia de Valencia y solo Josefina Bueno es de Alicante, una presencia que no compensa las salidas alicantinas de Ana Barceló y Carolina Pascual. Tampoco se ve compensada la marcha de Vicent Marzà, único conseller de Castellón, (sustituido por la suecana Raquel Tamarit) y que deja a esta provincia con la única presencia en el ejecutivo del 'president' Ximo Puig. 

Compartir el artículo

stats