Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Puig evita volar puentes con Oltra y mira al centro cara al fin de mandato

El president esquiva el choque para rebajar tensiones con Compromís, ensalza a la exvicepresidenta y niega que pensara en romper el Botànic

Puig, en su intervención en el Palau tras el anuncio de Ford sobre Almussafes. Mediterráneo

El Botànic no peligra. Esa es la idea fuerza que se difundió este miércoles desde las tres formaciones que integran el gobierno valenciano tras la convulsa semana vivida como consecuencia de la imputación de Mónica Oltra por la gestión de la Conselleria de Igualdad de los abusos de su exmarido a una menor tutelada. La todavía vicepresidenta (lo será hasta que el DOGV oficialice su marcha) defendió en su despedida que deja todos sus cargos precisamente para salvar el proyecto político iniciado en 2015 y PSPV, el propio Compromís y Unides Podem se esforzaron por proyectar esa imagen de unidad en el día después de su adiós.

Ya con el asunto resuelto, casi todos hablaron. Pero la valoración más buscada desde el primer momento era la del president Ximo Puig, a quien Oltra había lanzado varios dardos en su comparecencia del martes. Visiblemente molesta y decepcionada, acusó al socialista de haberle dado la espalda tras su imputación y deslizó que si hubiera resistido más tiempo en el cargo habría dado una «coartada al PSPV» para romper el Botànic. Un extremo que, según Puig, «en ningún momento» estuvo sobre la mesa.

Pese a los ataques de Oltra, el president abordó el asunto desde una postura conciliadora y evitando un choque frontal que hubiera enrarecido todavía más la atmósfera que rodea al tripartito tras la salida de Oltra. Así, ensalzó la figura «clave» de la que ha sido su número dos durante siete años, incidió en que el paso a un lado dado es un acto de «generosidad» que busca proteger un bien mayor y condenó la instrumentalización del caso por parte de la extrema derecha. Pero la frialdad existente con la líder de Compromís quedó patente cuando admitió que no ha hablado con ella desde la citación del TSJCV.

Esquivando la confrontación pública con Oltra, el líder del Consell trata de dejar algún puente en pie con la coalición, a la que necesita para reeditar un tercer Botànic y con la que todavía resta un año de convivencia que se antoja complicado.

Moderación

Pero Puig no quiere descuidar tampoco la centralidad. En Presidencia se interpreta que el mensaje lanzado por Andalucía en las urnas es que el electorado ha premiado la gestión y la moderación de Moreno Bonilla, y en esa dirección apuntan los últimos movimientos de Puig.

De hecho, las palabras más claras que Puig ha pronunciado sobre Oltra durante los últimos días llegaron con la resaca electoral andaluza, cuando dijo no estar «para fiestas» y dio un plazo de una semana para resolver el caso. Ya estaba decidido que no hacer nada no era una opción y que Oltra debía mover ficha.

Esa estrategia de mirar al centro también ha asomado tras una de las frases del president de este miércoles. Preguntado por si las «políticas de izquierda» peligrarían sin Compromís en el Ejecutivo valenciano, Puig aseguró que las «políticas progresistas» (evitó el término izquierda) han sido un eje central del Consell, pero enfatizó que deben hacerse «para el interés general» y que su proyecto va dirigido «a la inmensa mayoría».

Perfil de gestor

Mientras, la otra parte del plan, la de vender el perfil gestor del PSPV, llegó servida en bandeja desde Detroit. La elección de Ford de fabricar los eléctricos en Almussafes y no en Alemania no pudo llegar en mejor momento, dando un balón de oxígeno al Consell y en especial al president, que convocó a los medios para comunicar la noticia.

La línea argumental fue la misma que la utilizada tras el aterrizaje de Volkswagen en Sagunt: presentarse como una Administración seria, rigurosa y capaz de atraer inversiones que impulsen el ansiado cambio de modelo productivo mientras se incide en los buenos datos de empleo. «Es un hito para la economía y el empleo», celebró el líder del Consell. H

Compartir el artículo

stats