Fumata blanca en la reforma fiscal. Lo que hasta ahora era un anuncio impreciso, con intención, pero sin concreción, el president de la GeneralitatXimo Puigle ha puesto datos. Según ha anunciado durante su discurso en el Debate de Política General, la modificación tributaria que prepara el Gobierno valenciano beneficiará a 1,3 millones de valencianos, con un ahorro total de 149 millones que, de media, será de 111 euros.

La actuación seguirá, según ha explicado, tres líneas. La primera será un aumento del mínimo personal y familiar del 10 % (la subida de la inflaciónpara todos los contribuyentes del IRPF lo que hará que 33.000 contribuyentes extra pasen a tener cuota cero en la base del IRPF autonómica. Así, serán 956.000 los valencianos con cuota cero por los 923.000 de hasta ahora.

La segunda medida será una nueva tarifa del IRPF que se aplicará a la Base Liquidable General. El objetivo es que reduzca la cuota líquida de este impuesto de las rentas de hasta 60.000 euros de forma que, según señalan fuentes del Consell, se aumente la progresividad y la redistribución. Para las bases de más de 60.000 euros les resultará neutro, sin afección en los tramos inferiores.

DIRECTO | Debate en Les Corts: Puig anuncia transporte gratuito para menores de 30 años R. D. M.

Por último, se aumentarán las cuantías y los límites para las deducciones autonómicas un 10 %, el mismo porcentaje que ha aumentado la inflación en el último año y que se ha puesto como objetivo a vencer con esta reforma fiscal. También se aumentan un 10 % las cantidades máximas que se pueden deducir en el tramo autonómico.

Con estas tres medidas, Puig ha indicado que se prevé un ahorro en las familias de 149 millones de euros (101 millones por la primera medida, 48,5 por la segunda y 8 millones por la tercera), unos 64 euros de media por declaración, pero 111 euros por los 1,3 millones afectados. Sin embargo, no afecta a todos los tramos de renta por igual, sino que beneficia principalmente a las rentas más bajas, como exigían los socios del Botànic, y también a las medias.

Así, de los 149 millones, 101 irán destinados a "reducir la factura fiscal" de los contribuyentes que cuentan con una base liquidable inferior a 30.000 euros. De estos, los más beneficiados son los del tramo entre 10.000 y 20.000 euros (los inferiores apenas pagaban ya impuestos) que reducen su pago tributario un 10,3 % mientras que entre los 20.000 y los 30.000 euros lo reducen un 6,7 %.

Para las rentas medias, por su parte, el ahorro es de unos 46 millones de euros. Quienes cuentan con una base liquidable salarial entre 30.000 y 40.000 euros se estima que se ahorren unos 33 millones de euros que supondrá un 3,9 % menos de lo que pagaban en su cuota hasta ahora; mientras que en el siguiente tramo, de los 40.000 a los 50.000 euros, el ahorro será de 10 millones, con un descenso de la carga fiscal del 2,5 %. Por último, de 50.000 a 60.000 euros, se ahorrarán unos 2,5 millones y su 'factura' fiscal descenderá un 0,8 %.