Suscríbete El Periódico Mediterráneo

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El acuerdo del Gobierno presiona al Botànic para sus presupuestos

Las cuentas del Ejecutivo central incorporan la subida de impuestos a los ricos que piden los socios al PSPV y la gratuidad de las Cercanías. La Generalitat aplica descuentos del 30% en transporte

Ximo Puig, Aitana Mas y Héctor Illueca hablan durante el Debate de Política General. GERMÁN CABALLERO

Unas horas después de que el Consell celebrase la primera reunión para negociar sus Presupuestos, el Gobierno de España cerraba los suyos. Los procesos son distintos, pero un pacto de las izquierdas en el ámbito estatal mete presión al Ejecutivo autonómico para que este termine de confeccionar las suyas, que lo hagan con acuerdo, en tiempo y forma y con la incorporación de medidas en transporte e impuestos. 

«Es muy positivo para la estabilidad», expresó el president de la Generalitat, Ximo Puig. «Tenemos un mes todavía por delante», defendió por su parte la vicepresidenta, Aitana Mas. «El acuerdo poco tiene que ver con la negociación en el Consell, pero ayuda a generar un clima de acuerdo», consideran fuentes del departamento de Héctor Illueca. 

Nadie en el Botànic contempla que no hayan cuentas, pero cuándo y estirando cuánto la cuerda difiere entre la parte socialista del Consell y los socios de Compromís y Unides Podem. La fumata blanca en Moncloa empuja de una manera o de otra a las tres partes. En las recién estrenadas negociaciones, la comparación con el Estado será una parte más. 

Los presupuestos son para Puig la garantía de estabilidad que ha exhibido el Ejecutivo en estos siete años. Esa presión le llega a los socios, especialmente Unides Podem, también en el Gobierno central. Allí ha habido acuerdo y es impensable que no lo haya en la Generalitat. El año pasado ya se vivió una negociación que se tensó hasta límites desconocidos, pero se espera que este año la situación no llegue a esos niveles. 

Mirando al Estado, Compromís toma el impulso de los presupuestos para defender la petición de un incremento de los impuestos a las rentas más altas como ha hecho el Ejecutivo PSOE-Unidas Podemos. «Entiendo que no habría ningún problema en que el partido que está en el Gobierno central y en la comunidad autónoma fueran en la misma dirección», incidió Mas con mensaje hacia los socialistas. Fuentes de su departamento parafrasean a Puig en que las cuentas no pueden ser improvisadas y añaden: «Tampoco incoherentes».  

En ese juego de comparaciones, las cuentas del Estado mandan un mensaje en transporte público. El Gobierno ha incorporado entre las medidas de las cuentas la ampliación de la gratuidad de los abonos en Cercanías y Media Distancia. La acción traslada la pelota al tejado del Consell que deberá decidir si prorroga las medidas en los servicios autonómicos (Metro y Tram) que están vigentes hasta el 31 de diciembre (descuentos del 30 %) o si las amplía e imita la gratuidad como hará a partir del 9 d’Octubre en los menores de 30 años.

Compartir el artículo

stats