El presidente de la Generalitat, Ximo Puig, ha mantenido esta mañana una reunión con el vicepresidente segundo y conseller de Vivienda y Arquitectura Bioclimática, Héctor Illueca, y el conseller de Hacienda y Modelo Económico, Arcadi España, sobre medidas de ayuda a las familias contra la inflación. En la reunión, se acordó intensificar impulsar políticas útiles de primera necesidad. En este marco, se han acordardo dos nuevas acciones. Las dos en el ámbito de la vivienda.

Por un lado, están las medidas para los inquilinos más jóvenes. Y por otro lado, por el conjunto de los propietarios, por la subida de tipos en las hipotecas La primera es el refuerzo del Bo Lloguer Jove. La Generalitat va a aportar 30 millones extra de recursos propios. Y se suman a los 22,8 que ya estaban previstos. "Con este refuerzo, llegaremos a 8.900 nuevos jóvenes con el soporte de 250 euros al mes para el alquiler de viviendas durante dos años", aseguran fuentes de la Generalitat.

Ante la subida del euríbor

Junto a esta medida, la Generalitat impulsará otra ayuda familiar extraordinaria ante la subida del euríbor. Este nuevo soporte compensará la subida de los tipos en hipotecas a tipo variable para vivienda habitual. Se destina a personas de rentas medias y bajas. Y será una ayuda directa y única por hipoteca. La medida se dirige a quienes más esfuerzo dedican al pago de la hipoteca. En concreto, aquellos a los que se les ha revisado la hipoteca desde el 1 de abril de 2022, y sus intereses han subido más de un 30%.

Para estos casos, se arbitran dos supuestos: Una ayuda de 600 euros: Destinada a familias con ingresos de hasta 25.200 euros y que dediquen al menos el 40% a la cuota. Y una ayuda de 300 euros: Destinada a familias con ingresos de hasta 33.600 euros y que dedican al menos el 50% a la hipoteca.

En ambos casos, la solicitud de la ayuda empezará en mayo. "Calculamos que alcanzará casi 30.000 familias y con una inversión pública de 18 millones. Esta medida de soporte será compatible con una iniciativa adicional. En unos días [en la campaña de la Renta], entrará en vigor una deducción de hasta 100€ para compensar la subida de intereses. Esta deducción se destina a rentas individuales de hasta 30.000 euros y las conjuntas de 47.000 euros.

Así las cosas, el Consell activa un soporte extra de 48 millones para proteger el derecho a la vivienda. "Para jóvenes que inicien su proyecto de vida. Y para familias trabajadoras que merecen un extraordinario apoyo", aseguran estas mismas fuentes de la Generalitat.

La cesta de la compra

Estas medidas se suman a la que anunció el pasado lunes la Generalitat, en presencia del sector del comercio y la distribución de la Comunitat Valenciana, para destinar una ayuda de 90 euros destinada a familias residentes con rentas inferiores a los 21.000 euros anuales. Se trata de una tarjeta bancaria prepago que ayudará a paliar los gastos de la cesta de la compra y que podrá ser empleada para adquirir alimentos en cualquier establecimiento ubicado en la autonomía, sin importar que se trate de un pequeño comercio o de un gran supermercado. Tendrá un impacto de 48 millones para las arcas públicas del Consell y de 1 millón, para el conjunto del sector de los supermercados, hipermerados y pequeños comercios.