Un niño de diez años murió en la unidad de cuidados intensivos del Hospital Infantil Reina Margarita de Turín, Italia. Según un comunicado del centro, el pequeño, de nombre Lorenzo Gazzano, nacido en Nucetto, ha muerto de Covid-19. El niño, según apuntan fuentes sanitarias, "no estaba vacunado por decisión de la familia, compuesta en su totalidad por personas vacunadas". Había sido trasladado desde el hospital de Mondovì (Cuneo) en estado grave. No tenía patologías previas graves.

"La rabdomiólisis también es posible en otras enfermedades virales, pero esta fue monstruosamente intensa", dijo Franca Fagioli, directora del departamento de patología y cuidado infantil del citado hospital.

Las infecciones virales son una causa común de miocarditis, una inflamación del músculo cardíaco que puede llevar a la necesidad de hospitalización y, en algunos casos, a insuficiencia cardíaca y muerte súbita. La miocarditis se presenta con palpitaciones, aumento del ritmo cardíaco, opresión en el pecho, a veces fiebre y tos. En el caso de la pericarditis, el corazón no funciona bien, no puede expandirse adecuadamente y puede aparecer dolor, alteración del ritmo cardíaco, aumento de los latidos del corazón y malestar general.

En las últimas semanas, debido al avance de la variante ómicron, los datos (no solo en Italia) han mostrado un aumento significativo en la incidencia de infecciones en el grupo de edad de menores de 19 años, y en particular de seis a 11 años.