Yllegó Tonet, eufórico, al Pitón. El día antes había estado con el Club Taurino de Castellón en el Ayuntamiento dándole el Trofeo Magdalena a Uceda Leal como triunfador de la Fira 2003. Luego, fue a cenar al Mindoro y se había quedado prendado con la charla del torero madrileño tras el postre. Reunida toda la Peña, Don Álvaro, el abuelo Vicent, Bedoyas y Batiste, boquiabiertos, escucharon la plática.

"Uceda es muy alto, mide 1,85, delgado, bien parecido, y habla como toreó al Victorino en la Fira: cadencioso, con mucha quietud, enlenteciendo su visión como hizo con su muleta... Y nos contó cosas muy interesantes. Nos dijo que con 3 años toreó la primera becerra y que con 12 mató en público el primer añojito; que sus ídolos de pequeño fueron Antoñete y Curro Vázquez; que como es longilíneo debe abrir más el compás... Venía de Colombia y nos dió una visión general de laz Plazas Americanas: la de México, considera, es la que más valora el toreo lento, aunque, para mal, es también la que más protesta si las cosas no ruedan como Dios manda; la de Calí, en Colombia, es más festivalera, le gustan más los molinetes y los efectismos que nada; la de Quito, la respeta por la seriedad de su gente... Y luego de decirnos que la Plaza de Castellón le gusta mucho, que la ve coquetona y con la afición muy sabia, al hablar de los franceses, soltó algo impactante que lo hace más reconocible al buen catador de lances: "El público galo es muy entendido, pero cerebral. No va a una corrida a sentir, sino a analizar...Yo creo, dijo, que el toreo es sentimiento, que cuando te encuentras a gusto con el animal sólo existes tú y el toro y lo demás no importa..."... ¡Eso nos contó el maestro, fijaros que emocionante!... Y si hubiérais escuchado al alcalde refiriéndose a su posición con respecto a la Plaza de Toros es que, vamos, se os hubieran subido los congojos al bocado de Adán. El edil, sintetizando, soltó lo siguiente: Plaza nueva: no. El Ayuntamiento no cederá terrenos para que se construya si es que existe algún grupo privado que así lo cree conveniente. Ayuda para mejorar la existente: sí. Incluso cedería terreno provisional mientras se arregla. ¿Cómo lo véis? ".

"Tonet, respira, collons, o te abocarás al picor desficioso"- el abuelo Vicent, tranquilizó al cosanguíneo y ofrecióle una juanola. "Yo, la solución, la tengo clara"- Batiste, poniendo el índice de su mano derecha sobre los labios, dictó sentencia- "Hay que mirar la Plaza de Pamplona. Se arregla la que está, se efectúa un estudio arquitectónico para ampliarla por arriba sin modificar su exterior histórico, y se ganan uno o dos pisos repletos de palcos con capacidad para diez o doce mil personas". En acabando, el barman rascose el cabezo como si no creyera en lo que dijo. Luego, dejando a todos con la boca abierta, abrió una ventana y dejó que el fresco rasgara su faz. Ya ves.