Diego Lleonart cortó un apéndice en la eliminatoria celebrada, ayer, en la madrileña plaza de toros de Vistalegre, tras realizar una meritoria labor a un novillo inválido de Los Bayones. Faena encimista, en la que su único error fue ahogar de salida al novillo, pero que fue mejorando a lo largo de la lidia, para terminar de manera excelente.

Esfuerzo importante que, sin embargo, no se verá recompensado con el pase a la siguiente ronda, en una decisión difícil de entender y que huele a favoritismo, ya que de los dieciocho participantes tan sólo tres han tocado pelo y uno de ellos fue el castellonense Lleonart.