"La feria de Castellón se tutea con la de Valencia y marca la temporada". Así lo aseguró ayer el empresario de la plaza de toros de Castellón, Enrique Patón, que ofreció una charla en la sede del Club Taurino de la ciudad.

Patón aseguró que "uno de los males de la fiesta es que está demasiado implicada la Administración y las adjudicaciones son muy cortas como para amortizar las inversiones". En la misma línea, Juan Miguel Torres señaló que la responsabilidad del mantenimiento del coso es de la propiedad, aunque "nosotros hemos aportado dinero a fondo perdido en momentos puntuales". Finalmente, los empresarios reiteraron que no peligra la feria por la lengua azul.