De las dos películas presentadas ayer en la sección competitiva, la más destacada es la británica Asylum (Manicomio), dirigida por David Mackenzie y protagonizada por una espléndida Natascha Richardson. Trata sobre la pasión amorosa y sus funestas consecuencias. Situando la acción en los años 50, Mackenzie desarrolla el relato con sobriedad. Incluye, sin abusos, los tradicionales tics británicos de encorsetamiento social y utiliza el marco de un manicomio. La otra película a concurso fue la estadounidense Thumbsucker, de Mike Mills, y que, como su título indica, trata de un chico (Lou Pucci) que se chupa el dedo. Lo que pasa es que es que tiene 17 años y, por ello, trae de cabeza a sus padres (Tilda Swinton y Vincent D´Onofrio).