La feria taurina de la Magdalena 2009 dejará muchas cosas para el recuerdo de la gran cantidad de gente que se congregó en la plaza. Buenas y malas.

Porque al final, fue una feria de luces y sombras, en la que abundaron tanto los aspectos positivos como los negativos. Y es que, en casi todos los festejos, hubo cosas destacables, dignas de mención. En todas y cada una, con la posible excepción de la corrida que Manolo González lidiada el sábado, en la que los diestros se estrellaron contra un encierro falto siempre de motor. Si lo comparamos con los encierros que hubo en la mayoría del resto de tardes, se vieron detalles importantes que resaltar.

Por desgracia, fueron los menos en el festejo provincial del día de la Magdalena, en la que los tres toreros castellonenses se marcharon de vacío del coso con un buen lote de Peña.

Sí, salió catapultado por la puerta grande, sin embargo, el otro castellonense, Abel Valls, que triunfó en las dos tardes en las que se anunció, destacando su actuación del pasado viernes, en la que cuajó al sexto de la corrida con un toreo hondo que le valió acompañar a José Tomás en la salida a hombros.

Un José Tomás que, sin alcanzar las cotas que muchos esperaban este año, realizó un toreo pulcro y asentado en sendas actuaciones de mucha valía.

Sin duda, el golpe más fuerte de la feria fue el dado por Miguel Ángel Perera, que cortó cuatro orejas y un discutible rabo en la última corrida, alzándose con los trofeos al triunfador de toda la feria taurina. De esta forma, Perera queda acompañado en el cuadro de honor, además de José Tomás y Valls, por un enorme Luis Bolívar, que protagonizó algunos de los momentos más vibrantes del serial magdalenero frente a un bravo toro de Victorino. Y Antonio Ferrera, que lo acompañó de forma inmerecida en la salida a hombros del mismo día, propiciada por una discutible actuación presidencial.

Y es que la falta de ecuanimidad en las intervenciones presidenciales fue, precisamente, uno de los puntos negros del ciclo.

En el capítulo ganadero, fue Victorino Martín, sin duda alguna, otro de los grandes triunfadores de la feria del 2009. El ganadero de Galapagar presentó una corrida histórica, con dos toros premiados con la vuelta al ruedo y que propició el lucimiento de sus matadores.

Entre lo más negativos, el mal rendimiento de los dos encierros de Fuente Ymbro, así como el poco empuje y baja presentación de las corridas de Manolo González y Vegahermosa.