El presidente de la Diputación de Valencia, Alfonso Rus, institución propietaria del Teatro Principal de Valencia, se mostró ayer partidario de externalizar la gestión de la importante sala de la Generalitat, que es la institución que programa este espacio, decidiera retirarse, una posibilidad que puede sentar un precedente, dado que el coliseo castellonense también depende del Consell.

El Teatro Talía de Valencia ya sufrió esta situación y, al ser preguntado sobre qué pasaría si el Principal sufriera la misma suerte, el máximo responsable de la corporación provincial afirmó que externalizaría el servicio.

Por su parte, desde la Conselleria de Cultura recordaron que tiene un convenio por un periodo de 4 años que continúa vigente y aseguraron que “no hay ninguna intención de dejarlo”. H