Texturas y figuraciones simbólicas que construyen una serie de abismos dentro del abismo del lienzo en blanco. Así se presentan las obras del artista catalán Sergi Marcos que se podrán ver a partir del 26 de marzo en el Mucbe de Benicarló bajo el título de Abismes.

Como señala el historiador del arte y crítico Bernat Puigdollers, autor del texto que acompaña a esta muestra, «la pintura es un proceso mental pero también emocional», reflexión que enlaza con las propias palabras del artista cuando afirma que «he trabajado estas series con la intención y el convencimiento que el tránsito por estas situaciones abisales solo pueden darse desde la implicación en la búsqueda del ritmo y la belleza como verdades universales». Así, Marcos presenta su mundo iconográfico, fruto de la experiencia personal y estrechamente concretas que le han conducido, apunta Puigdollers, «a formalizar una representación muy personal del concepto de abismo».

Detalle de la obra de Sergi Marcos que se podrá ver en el Mucbe de Benicarló

Pinturas al óleo vivaces son las que se contemplarán hasta el 8 de mayo en el centro expositivo benicarlando, lo cual no deja de resulta extraño teniendo en cuenta que esos colores, esa vitalidad, poco tienen que ver con el concepto tradicional que tenemos del «abismo», que consideramos oscuro, tétrico y deprimente. En este sentido, volviendo a Bernat Puigdollers, la única manera de sumergirse en la obra del artista barcelonés, «en las profundidades de sus abismos» es, precisamente, librándonos por completo de todos los prejuicios y conceptos preestablecidos. «Adentrándonos en sus abismos nos adentraremos en nuestros abismos. Mirando el abismo seremos mirados y, así, conociendo el abismo podremos conocernos», apostilla el crítico de arte.