Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

rector honorario de la universitat jaume i

El alma parisina de Francesc Michavila

El autor castellonense presentó ayer su último libro ‘Mi París’ en la Llotja del Cànem de la capital de la Plana

La alcaldesa de Castelló, Amparo Marco, asistió al acto de presentación del libro. Erik Pradas

París perdura grabada en los recuerdos de Francesc Michavila, el rector honorario de la Universitat Jaume I de Castelló. Su último libro, titulado Mi París, transcurre en esta ciudad que está muy vinculada a importantes acontecimientos científicos, políticos y culturales de la historia de la Humanidad y, en definitiva, de toda la sociedad europea.  

Estas historias se recogen, a través de la mirada literaria de Michavila, con esta publicación, la cual construye personajes reales e imaginarios. Todo en su tiempo feliz por la Soborna, mediante sus pensamientos, y también la de otros políticos o artistas reconocidos, junto con su interés eterno en el alma de París.

El castellonense presentó ayer su obra, un diario repleto de vivencias, en la Llotja del Cànem de la capital de la Plana. La jornada contó con la participación de la rectora de la UJI, Eva Alcón; el senador Joan Lerma; la alcaldesa de Castelló de la Plana, Amparo Marco, y el académico de la Acadèmia Valenciana de la Llengua, Josep Palomero, quienes acompañaron al autor.

Progreso social

La fascinante narración surge desde su llegada a París con tan solo 22 años, como ya publicó este mes el periódico Mediterráneo. «Desde hace varios años quise escribir sobre cómo ha marcado mi pensamiento, mi amor por las matemáticas y sobre la forma en que la educación y la cultura deben guiar el progreso social», expresó Michavila. Grandes maestros conforman cada una de sus páginas, ya que la ciudad parisina, como explicó, «me abrió los ojos al conocimiento y me emocioné con su historia».

Por ello, Michavila resaltó dos máximas condicionantes de su relato: «La revolución y la lucha por la libertad. De todo eso va mi libro», aclaró el autor. Un libro que no aparece sin más, y que tampoco es, según el castellonense, «el relato de mi existencia sino una narración novelada basada en ella». Una reflexión personal con historias de una vida, además de un potente contexto social que surgió tras el confinamiento. 

A pesar de volver a su «querida» Castelló como profesor, su profundo aprecio hacia París no se ha apagado nunca, siendo una ciudad referente, pero paralelamente, con responsabilidades en asuntos educativos ante la OCDE y la UNESCO. Valores singulares que invadieron ayer la presentación, donde recalcó ese «vitalismo, llamado la joie de vivre», el cual es un referente de «grandes personalidades de la ciencia o la literatura», expresó Michavila al periódico. Un viaje literario que, con sus reflexiones, transita hacia la pasión por sus vivencias.

Compartir el artículo

stats