Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Docuserie

Enero de 1969, el mes en el que los Beatles se hicieron adultos

Durante el rodaje (y la grabación) de 'Let it Be', los miembros del grupo tuvieron que aprender a gestionar sus diferencias y asumir compromisos, y lo hicieron a la vista de todo el mundo

El concierto de los Beatles en la azotea del edificio Apple, recuperado en la docuserie 'Get Back'.

Cuando los Beatles entraron en los estudios cinematográficos de Twickenham el 4 de septiembre de 1968 para grabar los vídeos promocionales de ‘Hey Jude’ y ‘Revolution’ a las órdenes del realizador Michael Lindsay-Hogg, eran ya un grupo altamente inestable, asediado por la caótica marcha de sus negocios y carcomido por las discrepancias internas. La táctica empleada para soslayar esos problemas durante la reciente confección del llamado ‘Álbum blanco’ (renunciar a trabajar como una unidad y alentar los esfuerzos individuales) había dado como resultado un estimable elepé doble, pero no parecía tener mucho recorrido. El subidón experimentado durante la filmación del vídeo de ‘Hey Jude’ ante 300 espectadores (lo más parecido a una actuación con público que habían hecho en más de dos años) llevó a Paul McCartney, convertido de facto en el director musical de la banda ante la incomparecencia de sus compañeros, a fantasear con la idea de que una vuelta a los escenarios les abriría nuevos horizontes y contribuiría a recomponer la cohesión del grupo. El proyecto, secundado en principio por el volátil John Lennon, acabó haciendo aguas después de colisionar con un iceberg llamado realidad, pero todo ese proceso dejó como legado más de 50 horas de filmaciones que, tal como revela la docuserie de Peter Jackson ‘Get back’, encierran muchas historias más allá de la crónica oficial de un glorioso naufragio.

El plan ideado por McCartney para vencer la firme oposición de George Harrison (el ‘beatle’ más reacio a cualquier propuesta que oliera de algún modo a ‘Beatlemanía’) consistía en dar un concierto único que su propia empresa, Apple Corps, filmaría y comercializaría en todo el mundo acompañado por un documental centrado en los ensayos, en los que la banda trabajaría un repertorio de 14 canciones nuevas. El propósito original era ubicar el concierto en el club Roundhouse de Londres, pero la idea quedó pronto desechada en favor de escenarios alternativos a cual más disparatado (un anfiteatro romano en la ciudad libia de Sabratha, la cubierta de un crucero en medio del océano…), con lo que la posibilidad de volver a tocar en directo se fue alejando cada vez más para consternación de McCartney, que, a estas alturas, parecía el único verdaderamente interesado en llevar el proyecto a algún puerto, aunque no fuera necesariamente bueno.

"Nos vemos por los clubs"

De este modo, en los primeros días de enero de 1969 los Beatles se encontraron en los estudios de Twickenham ensayando para un concierto que muy probablemente no se iba a celebrar nunca. Y todo ello, ante las cámaras y los micrófonos del equipo de filmación de Lindsay-Hogg. La deserción de Harrison (con su imbatible frase de despedida: “Nos vemos por los clubs”) elevó la situación de crisis interna a una fase de DEFCON 2 y obligó al grupo a reconsiderar todo el asunto: se mantuvo el plan de hacer un documental, pero los Beatles renunciaron al concierto y, después de transferir las operaciones al estudio de Apple en el número 3 de Savile Row, se centraron en grabar canciones para un nuevo elepé.

Los Beatles (y Yoko Ono, de espaldas), en un momento de la docuserie 'Get Back'.

Los Beatles (y Yoko Ono, de espaldas), en un momento de la docuserie 'Get back'.

Durante décadas, el proyecto ‘Let it be’ (la película de Lindsay-Hogg y el disco, que acabó siendo producido y mezclado por un Phil Spector en horas muy bajas) ha sido percibido como el deprimente retrato de una descomposición. Pero tanto la docuserie de Peter Jackson como el libro publicado recientemente con las transcripciones de las conversaciones más relevantes que tuvieron lugar en aquellas sesiones (‘Get Back. The Beatles’, editado en castellano por Libros Cúpula) nos ofrecen una perspectiva algo distinta y bastante más rica. Nos cuentan, por ejemplo, que en ese mes que transcurrió entre el primer día de rodaje en Twickenham y el concierto en la azotea del edificio Apple, los Beatles pasaron de la juventud a la edad adulta. "Desde que murió el señor Epstein ya no ha vuelto a ser lo mismo", dice Harrison en un momento, aludiendo a la desaparición del mánager de la banda en agosto de 1967. Y McCartney le responde: "Ahora no hay nadie para decir: 'Haced esto'. [...] Ahora somos nosotros los que tenemos que levantarnos a las 8. En eso consiste crecer".

En enero de 1969, los Beatles crecieron, y lo hicieron a la vista del mundo: pusieron sobre la mesa sus diferencias de una forma sorprendentemente honesta y articulada, adquirieron conciencia de su mortalidad como grupo, asumieron que los proyectos colectivos requieren renuncias y compromisos y aprendieron a disfrutar de la mutua compañía de una manera nueva. Como dicen los versos que Lennon aportó a la canción de McCartney ‘I’ve got a feeling’: todo el mundo tuvo un año duro y todo el mundo pasó un buen rato.  

Compartir el artículo

stats