Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista

Javier Mariscal : "Me encanta vivir en la cuerda floja"

El diseñador, padre de aquella mascota canina que alegró los Juegos Olímpicos de 1992 de Barcelona, sigue ideando y creando nuevos mercados, como la venta de dibujos digitales

El diseñador Javier Mariscal.

Uno de los certámenes de diseño más esperados del año en Galicia es el Concurso Francisco Mantecón, de la Bienal Internacional de Cartelismo Terras Gauda, que cumple 15 años. Este viernes acaba el plazo para optar a la presente edición en la que repite en el jurado Javier Mariscal, el padre de aquella mascota canina que alegró los Juegos Olímpicos de 1992 de Barcelona. El creativo habla para FARO de sus nuevos proyectos y avisa que ni es artista ni metafísico.

¿Qué le anima a participar en el concurso del Mantecón?

Me parece una iniciativa empresarial muy bien planteada y que, desgraciadamente, no es muy común. Una firma que hace un producto de gran calidad como ellos me parece bien que plantee un concurso para descubrir jóvenes talentos que están empezando. Conozco a mucha gente que está esperando la convocatoria porque es una buena ocasión para dar a conocer su trabajo. Este tipo de iniciativas hay que apoyarlas.

¿Es el diseño el hermano pobre del arte en España?

El diseño no tiene nada que ver con el arte. No es ni el hermano mayor ni el hermano pobre. Es una disciplina que trata de hacer buenos productos en comunicación como en diseño y el arte es otro tipo de comunicación mucho más personal. Cada vez que la sociedad es más sofisticada, necesita más el diseño.

¿Entonces en el diseño la utilidad siempre prima?

Es bastante complejo responderlo pero de manera simplona puedo decir que sí.

Hace unos días presentó el nuevo Cobi, por qué ha querido envejecer a esta mascota icónica?

Yo no lo quería hacer pero me propusieron desde un medio hacerle un dibujo de la mascota de los Juegos Olímpicos de 1992 pensando cómo sería ahora. No me costó nada y lo hice pero a mí no me ocurrió esa tontería.

¿Ve el trabajo de diseñadores y artistas como funambulistas?

Como en cantidad de profesiones liberales y de autónomos que dependen de un encargo tienen un punto de funambulismo. Como todo tiene sus cosas buenas y malas. Hay que saber convivir con eso pero está muy bien. A mí, particularmente, me encanta vivir en la cuerda floja. Prefiero esto a trabajar en una multinacional del diseño que me pague a final de mes.

Supongo que así crea de una manera más libre

Sí y es lo que a mí me interesa. Me gusta ser libre como el viento y como el mar, como la canción de Nino Bravo.

¿Alguna vez renunció a un proyecto importante porque le coartaba su libertad?

Sí, lo que pasa es que he tenido la suerte de que no me pasó muchas veces. Ha habido momentos que vi mal planteado el trabajo y decidí rechazarlo. Otras veces he visto restricciones que llevaron a pensar que no me encontraba bien ahí. También hay que tener cuidado con la libertad. Cuando aceptas un trabajo tienes que aceptar que tienes que solucionar un problema que el cliente te está planteando.

Se encuentra en otro proyecto con Fernando Trueba de animación, ¿en qué punto se sitúa?

Es una película de dibujos animados para adultos, un documental sobre la historia real de un pianista de bossa nova de Río de Janeiro [ João Donato, desaparecido en Argentina por la dictadura militar]. Fernando descubrió a este pianista y quiso saber por qué había desaparecido, por qué no había hecho más discos. Durante tres años ha estado grabando a muchos personajes, amigos, familiares, su mujer e hijos hasta que hizo toda una investigación sobre qué le pasó a este gran pianista brasileño. Con todo ese material, hizo un guion para hacer conmigo la película de dibujos animados. En agosto tenemos que acabarla e imagino que la presentaremos a final de año. Es un proyecto muy interesante porque estamos desarrollando un lenguaje novedoso y no sabemos si al final será un desastre o no. Creemos que será una maravilla.

¿Qué otros proyectos tiene?

Estoy con mi equipo tratando de meternos en un mercado nuevo, la venta de dibujos digitales. Tengo mucha curiosidad y quiero conectar con g ente que quiera comprar mis dibujos digitales porque trabajo mucho en el ordenador y iPad y he vendido ya a Japón, Holanda... Es bonito porque ves que estás comunicando.

¿Qué consejo le facilitaría a diseñadores que empiezan ahora?

Que piensen que les están pagando por divertirse y que si no se divierten, que lo dejen. Hay que tratar de hacer el trabajo lo mejor posible y ser auténtico. Hay una carta de Miró cuando tenía 18 años y se fue a París. En ella, explicaba a sus padres que comía una vez a la semana y mientras, comía cuatro verduras. Pasaba mucha hambre pero que era muy feliz porque estaba pintando. Si te dedicas a estas cosas tienes que entender que los principios y finales son muy duros pero está bien porque estás haciendo algo que vale la pena y te vas a dormir pensando: “Bueno he ayudado a que el mundo sea mejor”.

Disculpe pero me cuesta entender que usted no se vea como artista y sí solo como un diseñador utilitario...

Yo la verdad me veo poco. No pienso mucho en estas cosas, acepto como soy.

Es decir, no es muy metafísico.

No, me gustaría serlo y, de hecho, he estudiado bastante pero no lo soy.

Compartir el artículo

stats