Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

CRÍTICA DE LIBROS

'Desconcierto' de Richard Powers: viaje al cosmos interior

El escritor norteamericano, premio Pulitzer, retrata un mundo azotado por el cambio climático y las pandemias

El escritor norteamericano Richard Powers.

 “¿Qué crees que es más grande? ¿El espacio exterior…? ¿O el interior?”. Es una de las muchas preguntas que Robin le formula a su padre Theo, evocando a su vez la gran obsesión de la ciencia-ficción de pensamiento, que, desde clásicos como 'Hacedor de estrellas', de Olaf Stapledon, hasta 'Flores para Algernon', de Daniel Keyes, aquí citados explícitamente, atraviesa como una corriente de protones milenarios las páginas de la última, preciosa novela de Richard Powers. Ese cosmos plagado de planetas que son potencia de vida, y al que en el texto se puede viajar con simuladores astrofísicos, es, en realidad, el cosmos de nuestra conciencia, que, curioso e indignado, no para de deshacerse en sus propias emociones interrogándose por el fin del mundo y la belleza de la experiencia. Menos botánica, menos rizomática, más accesible en su práctica ecoliteraria que 'El clamor de los árboles', 'Desconcierto' retrata un mundo que conocemos demasiado bien -azotado por el cambio climático y las pandemias, por el castigo a la inmigración ilegal y la calamidadde la salud mental-, enmarcado en la relación entre un padre y un hijo, ambos hechizados por el poderoso recuerdo de la que fue esposa y madre y murió en un accidente, que irradia una ternura infinita.

Padre e hijo

La columna vertebral de la novela es el diálogo que mantienen Theo y su hijo, que padece un trastorno psicológico diagnosticado que puede nombrarse a gusto de consumidor (TDAH, bipolaridad, autismo), y que su padre no quiere medicar. Un tratamiento experimental llamado'neurofeedback' le permite fusionarse con la conciencia de su madre muerta, y entonces se convierte en un ser iluminado por la calma y la sabiduría, capaz de controlar su ira. La novela está narrada desde el punto de vista de Theo, un astrobiólogo cuya voz Powers construye alternativamente desde el duelo, la incertidumbre, la fascinación y la angustia, siempre con una prosa transparente y poética. Es una feliz idea que las réplicas de su hijo estén escritas en cursiva, como si respondiera desde otra galaxia de las tipografías, como si cada palabra que sale de sus labios -y de su atribulada cabeza- fuera realmente significativa para entender un mundo que camina decidido hacia su autodestrucción.

Distopía actual

Estructurada en base a capítulos de diáfana concisión, alternando viajes astrales, el recuerdo de un pasado rebosante de amor y el relato de una paternidad herida, esta es una novela distópica que parece estar ocurriendo ahora mismo. Tal vez por ello Powers decide empezarla y acabarla en un mismo viaje al corazón oscuro de la naturaleza, aquel lugar donde las estrellas brillan alérgicas a la contaminación lumínica y cada pájaro canta en su propio idioma; en fin, un lugar donde la vida y la muerte conversan mirándose a los ojos. La sombra de un icono ecológico como es Greta Thunberg está presente en buena parte del texto, aunque a Powers le interesa mucho más empatizar con la burbuja de la conciencia interior de su hermosa relación paternofilial que sucumbir a los paralelismos con la realidad que ya conocemos. En definitiva, “Desconcierto” es una novela de una intimidad hiriente en su pequeña desmesura.

'Desconcierto'

Autor: Richard Powers

Traducción: Teresa Lanero

Editorial: AdN Alianza de Novelas

367 páginas. 18,50 euros  


Compartir el artículo

stats