Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Novedad editorial

Juan Cruz: "En España, la posguerra duró tanto que nos olvidamos de ella"

El periodista y escritor canario presentó en la barcelonesa librería Laie su novela 'Mil doscientos pasos'

Juan Cruz, flanqueado por Olga Merino y Álex Sàlmon, en la presentación de ’Mil doscientos pasos’.

Cuando Juan Cruz era un niño que estudiaba en una escuela mal dotada de Puerto de la Cruz, en la costa norte de Tenerife, uno de los sacerdotes que se ocupaba de su educación lo reprendió un día por su deficiente rendimiento académico y, delante de todos sus compañeros de clase, dijo en voz alta y clara: “Juan Cruz Ruiz corre el riesgo de perder la beca, porque está acogido a la pobreza”. Era la brutal manera que tenía el sistema de recordarle a aquel chaval enfermizo cuál era el lugar que le correspondía en la sociedad canaria de posguerra. La refinada venganza del niño Juan Cruz fue estudiar hasta ver su nombre en el cuadro de honor de la escuela. Y leer, leerlo todo. Y empezar a escribir.

Periodista de larguísimo recorrido, escritor y poeta que desde el pasado mes de febrero ocupa el cargo de adjunto a la presidencia de Pensa Ibérica, grupo editorial al que pertenece este mismo diario, Juan Cruz Ruiz (1948) lleva escribiendo toda la vida, desde el día en que copió el poema ‘If’ de Rudyard Kipling, en la traducción al castellano de Jacinto Miquelarena, en una pared de mampostería de su casa. Y se diría que todos esos años de escritura han sido una preparación para llegar a la novela ‘Mil doscientos pasos’ (Alfaguara), un álbum de recuerdos de infancia que mezcla autobiografía, fantasmagoría y ficción para ilustrar un momento particularmente sombrío de la historia de España. “Es lo más serio y lo más importante que he escrito nunca”, asegura.

Un niño de 73 años

Cruz presenta ‘Mil doscientos pasos’ en la barcelonesa librería Laie, rodeado de amigos y lectores (y, sobre todo, de amigos lectores). En la mirada risueña y el verbo apasionado y digresivo de este hombre de 73 años que conversa sobre su libro con la escritora Olga Merino y el periodista Álex Sàlmon sigue viviendo aquel muchacho canario, pobre y asmático que, sin saberlo, buscaba en las palabras y en los amigos una vía para escapar del reino del miedo y la barbarie. “Yo nunca he crecido”, afirma, antes de invitar a la risa cómplice del auditorio con una jocosa alusión a su baja estatura.

Explica el escritor que la novela nació de un recuerdo más bien siniestro: el de uno de los miembros de su pandilla de chicos del barrio golpeándole la cabeza contra el muro de una huerta hasta dejar una marca de sangre. “Quería hablar de todos aquellos chicos que se divertían brutalmente, en el sentido literal, porque vivían en un mundo brutal”. Un mundo marcado por la perplejidad que da vivir en la pobreza sin ser muy consciente de que hay otras maneras de vivir. “No éramos unos niños infelices, pero tampoco sabíamos qué era la felicidad”, apunta.

Cruz considera que la sociedad española no ha sabido, o no ha querido, hacer un análisis riguroso de qué sucedió en el periodo de la posguerra y qué huellas dejó, especialmente en los barrios alejados del centro. “En España, la posguerra duró tanto que nos olvidamos de ella”, señala el escritor, que asegura que hoy en día se le eriza el vello cuando escucha a los representantes de la ultraderecha pedir, por ejemplo, la expulsión de los menores no acompañados venidos de fuera. “Hubo un día en que esos niños fuimos nosotros. Y en nuestro propio territorio”. De eso, también, va ‘Mil doscientos pasos’.

'Mil doscientos pasos'

Autor Juan Cruz Ruiz

Editorial Alfaguara

Páginas  216

Precio 18,9 euros


Compartir el artículo

stats