Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Teatro

Antonio de la Torre: "Cuando actúo, trato de no parecer un actor"

Tras diez años centrado en su carrera cinematográfica, el malagueño vuelve a las tablas con la obra 'Un hombre de paso'

Antonio de la Torre.

Antonio de la Torre aterriza en el Teatro Principal de Zaragoza con motivo de la gira que está llevando a cabo con su última obra, 'Un hombre de paso'. Con un elenco que completan María Morales y Juan Carlos Villanueva, este texto de Felipe Vega y dirigido por Manuel Martín Cuenca permite al actor malagueño regresar a los escenarios tras diez años en los que ha estado enfocado en su exitosa carrera cinematográfica. Antes de su función, que se podrá disfrutar de jueves a domingo, De la Torre ha atendido a este diario para charlar sobre su vuelta al teatro y hacer un repaso a su trayectoria profesional.

Con esta gira ha vuelto a las tablas diez años después. ¿Qué le ha llevado a volver a los escenarios?

Ha sido una casualidad, aunque parezca algo pensado, casi como una campaña de marketing. Pero ha sido un cúmulo de cosas. El detonante ha sido Manuel Martín Cuenca, director con el que he trabajado en ‘Caníbal’, en ‘El autor’ y en otras películas. Muchas veces habíamos hablado de que nos gustaría hacer una obra de teatro, de hecho, intentamos hacer un montaje que al final no cuajó. En medio de todo esto, ha habido otras ofertas interesantes para hacer teatro, pero me resultaba imposible, ya que se me solapaban con otros proyectos en cine, he sido padre dos veces... Durante la pandemia, de algún modo adquirimos este compromiso de hacer una obra de teatro juntos, y Manuel me propuso este texto de Felipe Vega. Aunque casi se podría hablar de teatro documental, porque está basado en una entrevista que hizo Claude Lanzmann, el gran narrador del Holocausto, a un personaje real, Maurice Rossel. La periodista de la función, Anna, es ficticia, pero todo lo que dice está basado en esa entrevista y en lo que decía Lanzmann, por lo que podemos hablar de tres personajes reales. Es verdad que Primo Levi y Maurice Rossel nunca se vieron, pero ambos son testigos excepcionales del Holocausto.

¿Y cómo se ha sentido sobre las tablas después de tanto tiempo?

Por suerte, no me he visto (ríe). Lo bueno que tiene el teatro es que no te puedes ver. Con los años aprendes a ceñirte al personaje. Cuando eres más joven, uno tiene más tentación y necesidad de lucimiento. Ahora, si tengo que representar a un personaje mediocre, pues es un personaje mediocre. El personaje de Maurice Rossel quizá no sea muy lucido, en el sentido que estuvo en Auschwitz y no vio nada, más allá de su encierro.

¿Dónde se siente más cómodo como actor?

En realidad, yo no distingo entre actuar en cine, teatro o televisión. Cada uno tiene sus particularidades, pero al final es lo mismo. Únicamente, cuando haces cine y estás en un primer plano, no tienes que esforzarte tanto como en el teatro, donde tienes que lograr que se te escuche en la última fila, aunque es cierto que hay medios técnicos y sonoros para eso. En general, cuando actúo, trato de no parecer un actor. Se podría decir que eso es lo que pretendo.

¿Qué espera encontrarse en la capital aragonesa?

Bueno, es una obviedad, pero me gustaría que mucha gente se interesara por la función y los zaragozanos fueran a verla. Diría, para el que venga al Principal, que va a vivir una experiencia casi documental. Me hace mucha ilusión pasar cuatro días en Zaragoza, he visto además que va a hacer un tiempo muy bueno. La última vez que estuve fue con motivo de los Premios Forqué, y me lo pasé de maravilla. Y luego ahí está Luis Alegre, que es el maño universal después de Goya. No eres nadie en el cine español si no te conoce Luis Alegre.

Con los años, aprendes a ceñirte al personaje. Cuando eres más joven, uno tiene más tentación y necesidad de lucimiento

decoration

Habla de cine, que es a lo que ha dedicado buena parte de su carrera, y que tampoco se le da mal. Es el actor español con más nominaciones -14- a los Goya

Es un sueño, no sé ni que decirte. A veces lo pienso y es alucinante. También es una mezcla de casualidades. A veces, he hecho dos películas en un año, una con un papel protagonista y otra como secundario, y me nominaban por las dos. Alguien debe estar ahí detrás, porque estos plenos al quince no son normales. Volviendo a lo de antes, es verdad que el cine te da un tiempo para trabajar las escenas que no tienes en la tele, y el teatro es otro medio, mucho más vertiginoso. Aunque con las series ha aumentado la calidad de los productos televisivos, el tempo del cine sigue siendo distinto, y es una suerte tener tantas nominaciones. Una vez, leí una frase de Juan José Campanella que decía que en ningún lugar se había emocionado más que en una sala de cine.

Hablando de cine español, ¿cómo lo ve de salud?

Solo me he sentido una estrella de cine una vez en mi vida: cuando se estrenaron en Francia ‘El reino’ y ‘La noche de 12 años’. Estuve un día y medio ahí, me entrevistaron casi todos los grandes medios franceses, y a todos ellos les encantaba el cine español, su distinción de géneros. Sin embargo, para mí, Francia es el modelo de política de Estado de apoyo al cine. En España, todo lo contrario. Tenemos un Gobierno supuestamente progresista, que nos cuela un cambio de palabra que permite que las grandes plataformas creen unas empresas ficticias en beneficio propio. Al final, si no apoyas el cine independiente, no apuestas por la diversidad cultural de tu país, por su riqueza ni por su identidad. En ese sentido, siento una desprotección al cine independiente, y me da pena que un Gobierno progresista, al que de alguna manera he apoyado, nos haya metido este gol.

Si no apoyas el cine independiente, no apuestas por la diversidad cultural

decoration

¿Es optimista de cara al futuro?

Desde las cuevas de Altamira, el ser humano ha querido contar historias. El gran reto de nuestros tiempos consiste en pararse a pensar. Me fascina que en el móvil que sujeto en mi mano izquierda, mientras hablo contigo, tengo todo el saber de la Humanidad, por lo que el reto es ese, sacar tiempo para pensar. Y el poso que te da una sala de cine no te lo da ningún otro producto audiovisual.

En cuanto a su futuro, ¿en qué otros proyectos se encuentra embarcado, aparte de esta gira teatral?

El 15 de julio se estrena en España una película que rodé en Bruselas, ‘Entre la vida y la muerte’, que en Francia y Bélgica se estrenará el día 29. Luego, en noviembre, se estrena ‘Historias para no contar’, de Cesc Gay, una película coral en la que también tengo un papel. Y por otra parte, acabo de volver de Chile de otro rodaje. No me puedo quejar, la verdad. Me va mejor que en Andalucía en las últimas elecciones. 

Compartir el artículo

stats