Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Arte

La gran subasta de José de Ribera en Múnich

Las obras, que conjuntamente podrían rondar el medio millón de euros, son retratos de filósofos y santos

'Retrato del filósofo Tales con rótulos de papel'. Hampel

La pintura valenciana despierta gran interés en las casas de subastas internacionales. No es ninguna novedad que Joaquín Sorolla y José de Ribera son los nombres valencianos más buscados por los amantes del arte. En esta ocasión, la casa de subastas Hampel saca a la venta el jueves en Múnich (Alemania) hasta cinco Riberas cuya adjudicación puede superar los 475.000 euros. Las obras que salen a la venta son cinco óleos sobre lienzo que recogen las figuras de santos o filósofos, una temática habitual en el taller del llamado 'Spagnoletto'.

'Apóstol o evangelista'

Con un precio que oscila entre los 100.000 y 120.000 euros, esta obra de 59 x 49 centímetros podría pertenecer -según el experto Nicola Spinosa- a los últimos meses de la estancia de Ribera en Roma (1614-15) o al comienzo de su última estancia en Nápoles en 1616-1618, cuando Ribera pintaba en la colegiata de Osuna. "Esto hace que el presente trabajo sea uno de los pocos trabajos sobrevivientes de este período creativo", señala la casa de subastas. "El cuadro inédito es un sensacional nuevo descubrimiento" de Ribera, aseguran.

En la obra, Ribera representa la cabeza de un hombre fuerte y barbudo con una túnica marrón. La cabeza está desnuda, cerca del espectador, colocada en diagonal . Levanta la vista pensativo de su libro abierto. Un dedo de la mano que sostiene el libro se puede ver en la parte inferior de la imagen. Con las páginas abiertas que revelan una ilustración, el libro se coloca en la esquina inferior derecha con la página vuelta hacia arriba. "El retrato muestra la magistral letra del mencionado pintor, con todos los aspectos que indican sus características pictóricas, como la coloración marrón-dorada, los reflejos de luz, hasta la contundente captura psicológica", explican desde Hampel. "La identificación de lo representado es limitada, ya que no hay atributos claros y hay que buscar similitudes con otros retratos de santos, apóstoles o evangelistas de la obra de Ribera. El libro puede hacer pensar principalmente en un evangelista, como Mateo o Marcos, de quienes también se demostró que eran de edad avanzada y calvos. Es posible que se trate aquí de un cuadro de la serie castellana denominado ‘Apostolado’, que Ribera pintó en varios momentos de su dilatada carrera".

'El filósofo Diógenes'

El retrato -de 96 x 72 centímetros- que el apodado el 'Spagnoletto' hizo del filósofo tiene un precio que podría ser de entre 40.000 y 60.000 euros. Como es habitual en Ribera, presenta un estilo pictórico de claroscuro, caravaggesco, con fondo oscuro, frente al cual aparece el filósofo, aquí retratado anciano y de barba gris, en una luz brillante. El pensador griego se muestra, como de costumbre, con una linterna. El significado de este objeto surge de la leyenda según la cual, cuando se le pregunta a Diógenes por qué sostiene una linterna a la luz del día se dice que responde: "Estoy buscando a un hombre".

Aquí, en una vista de tres cuartos de tamaño natural, el pintor lo ha mostrado ligeramente inclinado hacia la derecha, pensativo, sosteniendo la linterna en la mano izquierda y un gran libro en la derecha. Todo lo que usa es una modesta bata marrón con una camisa blanca debajo, dejando al descubierto todo el pecho derecho y el área del hombro. "Ribera, conocido por varias de sus representaciones de filósofos, creó a este Diógenes varias veces en diferentes interpretaciones pictóricas, por lo que la presente pintura probablemente podría contarse entre las más expresivas de esta serie".

'San Pietro in lacrime'

El tema de la imagen se remonta al Nuevo Testamento, según el cual San Pedro, con remordimiento culpable, conmemora su triple negación a Jesús. Aquí el santo está sentado a una mesa, con la cabeza apoyada en el brazo derecho. "La calidad de las superficies del santo no deja dudas sobre la plena autonomía del cuadro de Ribera, en el que se destacan la característica aspereza de las manos y las arrugas de la frente, la piel marchita y el enrojecimiento alrededor de los ojos provocado por el llanto y la edad", señala Hampel.

Además, las investigaciones de la obra revelan que se ha observado otra fecha crucial para la atribución de San Pedro a Ribera. Se trata de la presencia de pentimenti (en términos artísticos, esta palabra se refiere a ‘arrepentimientos’ del pintor) que afecta el dedo de la mano posteriormente movido. "Como es bien sabido, la presencia de pentimenti demuestra la originalidad de una obra y en el caso que nos ocupa resulta evidente, por tanto, que procede de Ribera". Tiene unas dimensiones de 138 x 98 centímetros y un precio de entre 90.000 y 120.000 euros.

'Retrato del filósofo Tales con rótulos de papel'

Puede llegar a superar los 130.000 euros en la casa de subastas alemana y mide 120 x 94,5 centímetros. Se trata de una obra que el artista pintó repetidamente con variaciones, explican desde la casa de subastas. Aquí se muestra la figura de un filósofo en tres cuartos de longitud, emergiendo del fondo oscuro, iluminado desde la parte superior izquierda. El rostro, de ojos hundidos y barba corta y oscura, está vuelto hacia el espectador mientras nos muestra un papel enrollado sobre el que se aprecian dibujos geométricos con círculos. Con el brazo derecho hacia abajo, el modelo sostiene un reloj de arena. Por los dibujos del papel con representaciones circulares, pero también por las inscripciones de otras versiones, se asegura la identificación como 'Cuentos de Mileto'.

'San Pablo de Tebas'

Con unas dimensiones de 71,5 x 58 centímetros, este óleo sobre lienzo representa al santo con barba blanca, en un retrato de medio cuerpo, con la parte superior del cuerpo desnuda. Un chal de color marrón verdoso yace sobre el hueco de su brazo, las manos entrelazadas y los ojos dirigidos hacia arriba. En la parte superior derecha, sobre un fondo oscuro, aparece un cuervo volador que, según la leyenda, habría dado de comer al santo ermitaño con pan. "La forma de pintar corresponde al estilo de Ribera, que se ocupó repetidamente de representaciones de este santo, así como de santos durante la vejez, con la correspondiente carne marchita", concluye la casa de subastas.

Compartir el artículo

stats