Suscríbete El Periódico Mediterráneo

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Arte

Carlos Reyero: "El negro era un color muy importante para Sorolla"

"Su pintura nos traslada una idea de felicidad soñada, a la alegría de vivir", asegura el comisario de la exposición 'Sorolla en negro'

El comisario y exdirector del Museo de Bellas Artes de València, Carlos Reyero, observa una de las obras de la muestra. José Luis Municio García

Joaquín Sorolla era mucho más que sus estampas luminosas de niños a orillas del mar o de paseos femeninos con quitasoles y vaporosos vestidos blancos. Frente a esa luz y color, el negro formó parte indispensable de la paleta del pintor valenciano. Así lo demuestra la exposición 'Sorolla en negro', que el Museo Sorolla en Madrid inauguró este lunes y que se puede visitar hasta noviembre.

Poco antes de abrir sus puertas, el comisario de la exposición, Carlos Reyero, historiador del Arte y exdirector del Museo de Bellas Artes de València, habla con Levante-EMV sobre esta muestra que "pretende llamar la atención sobre un color muy importante para Sorolla". De hecho, Reyero destaca que "es una exposición sobre el color y la luz. No pretendo cambiar el registro de Sorolla, pero para él el negro era un color muy importante, moderno por excelencia, un color que está en la realidad y él es un pintor visual".

Exposición 'Sorolla en negro'. José Luis Municio García

El comisario señala al respecto que en la pintura de Sorolla "las personas van vestidas de negro, las mujeres elegantes llevan mantilla negra, las barcas de la playa tienen franjas negras", pone como ejemplo. Sorolla, continúa, "utiliza ese color de manera expresiva y lo redescubre a través de la pintura internacional y española". Reyero asegura que se pretende "provocar" con el mismo título de la exposición: "¿Cómo es posible el negro en Sorolla? Pues sí. Está en sus retratos, en muchos motivos de carácter simbólico y pinta también los días grises de la playa de València o del norte, sobre todo"

Color calmado

Aunque es cierto que en la obra de Sorolla no hay sombra negra ni oscurecimiento de los colores, lejos de los colores más vivos "están también los retratos de su familia en grises, él mismo se retrata en gris, a su hijo, a Clotilde [su mujer]. Es una especie de color calmado. Yo hablo del sosiego, es una exposición que genera tranquilidad, placidez. No busca las estridencias del color", apunta el exdirector del Museo de Bellas Artes de València.

Para el experto, "Sorolla pintaba la realidad. Él parte de una idea visual de la pintura. Mira y pinta, y en la realidad está el negro y lo utiliza como contraste porque los contrastes con el negro son más intensos. Hay una sección de la exposición sobre las superficies negras y oscuras en la que destacan los colores intensos frente al negro. Es una exposición de carácter formal no tanto temático, para recrearse más en la forma que en el contenido".

Exposición 'Sorolla en negro'. José Luis Municio García

La muestra reúne un total de 62 obras: 42 procedentes de las colecciones del Museo Sorolla y la Fundación Museo Sorolla, 13 de colección particular y siete de otras instituciones como el Museo Nacional del Prado, el Banco de España o el Museo de Málaga. De ellas, 41 son pinturas y algunas nunca vistas o poco frecuentadas en exposiciones. Entre ellas destacan el Retrato de Manuel Bartolomé Cossío (1908), que se expone por primera vez en España desde hace décadas, o la obra recientemente restaurada para la exposición S.M. La Reina María Cristina. Estudio para La Regencia (1903-1905). Completan la muestra un dibujo, un gouache, 17 fotografías, un álbum japonés de la colección de Sorolla y un libro.

Reyero señala además el interés del retrato de Ducassi, nunca expuesto -"por lo que nos ha contado el propietario"- como ocurre con el de Lesmes Sainz de Vicuña, "un personaje muy interesante porque es el socio capitalista de Perfumería Gal, que era amigo de Sorolla y con el que pasaba tiempo en su casa de Guipúzcoa". Entre lo más sorprendente está también la estampa de una barca en la playa de València con luz de luna que no se exponía desde 1963. "Siempre hay cosas nuevas", dice Reyero para destacar "uno muy importante: el retrato de María [hija de Sorolla] pintando, que es una obra inacabada que no se ha expuesto nunca".

Exposición 'Sorolla en negro'. José Luis Municio García

El historiador del Arte sostiene sobre Sorolla que «era un pintor muy sensible, aunque no muy intelectual. Tenía una cultura visual extraordinaria y tenía una sensibilidad para la forma tremenda». Sobre la fascinación que levanta el pintor valenciano, Reyero lo fundamenta, «quizá en la inmediatez, esa idea de felicidad. Yo creo que la pintura de Sorolla es de bienestar, nos traslada una idea de felicidad soñada, incluso esta exposición del negro. Es una pintura sin problemas, de la alegría de vivir. También da una idea de facilidad comprensiva, que es un poco falsa porque Sorolla es más sutil de lo que parece a primera vista y es más complejo, pero da la sensación de que uno lo entiende con facilidad. Es un pintor de una ejecución y calidad técnica extraordinaria. La fortuna crítica de los artistas es variable. Sorolla ha tenido altibajos como todos los grandes artistas. Hay momentos que no interesaba tanto. Sin embargo, desde hace 20 o 25 años es una figura fundamental de la pintura española, una referencia inexcusable», concluye.

Compartir el artículo

stats