Suscríbete El Periódico Mediterráneo

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista

"Procuro que cada canción sea como la primera o la última"

“Estoy imaginando cosas que no hubieran cabido en el pensamiento del más ambicioso de los soñadores”

El cantante Camilo, en una imagen promocional.

Camilo, el cantante colombiano, cuenta sus impresiones acerca de su reciente paternidad, su futuro o el tour que está llevando a cabo.

¿Cómo lleva durante estas primeras semanas el compaginar la música y la paternidad?

Ha sido más fácil de lo que imaginaba, mucho más intuitivo. Había sido advertido de lo difícil que podía ser, y va a sonar muy irónica esta respuesta porque seguro que mientras la digo mi bebé empieza a llorar (ríe), pero esta bebé fue hecha a medida de nuestra ruta. Desde que nació ha seguido nuestro ritmo creativo y de movimiento: carros, aviones, hoteles, almohadas y baños diferentes… y ella tan tranquila. Y mientras, yo, aprendiendo a ser papá.

Relacionadas están, desde luego. Así lo demuestra su último tema, Pegao o su forma de anunciar el embarazo junto a su mujer, Evaluna, con Índigo.

Me apasiona muchísimo compartir aquello que siento en mi vida personal, es muy difícil separarlo de mi vida artística. En las cosas que me transformo, me transformo también creativamente.

¿Tan importante es la música en su vida?

Si no me siento fértil, creativamente activo, siento que tengo una materia pendiente. La creatividad es parte de mi día a día. Cuando estoy en casa y agarro la guitarra quiero contar mis ideas con la canción, es mi lenguaje. Lo que más me apasiona es la posibilidad de compartir mi vida con la gente que es importante para mí. Cuando estás en un lugar bonito y no le mandás una foto a tus papás, es como que algo está incompleto, ¿verdad?

Nunca le ha gustado clasificarse en un género concreto, ¿lo hace conscientemente o surge de forma natural?

Vengo de un país, Colombia, que es uno de los más biodiversos del mundo. Esa diversidad de la fauna, de la flora, de los paisajes o de los pisos térmicos es la misma diversidad de colores, sabores, texturas, ideas, maneras de hablar... Por lo que es muy difícil para mí explorarme sin encontrar diversidad, y la diversidad es riqueza. Eso moja toda mi obra.

En cualquier caso, hablamos de música urbana. ¿De dónde nace su inspiración?

Desde chiquitito, mis papás escucharon música muy diversa. En casa había una caja muy grande de cassettes, por lo que yo podía escuchar música española, folclore latinoamericano, trova cubana, cumbia colombiana, música de pitos y tambores… Era tan diverso que para mí la creatividad es una exploración de todas esas cosas. Estancarme en un solo género es difícil, pero sí que es cierto que le debo muchísimo al género urbano. Mis primeras oportunidades las tuve a través de ritmos urbanos que significaron mucho.

Por tanto, le debe esa pasión a sus padres.

No fue intencional, no me ponían música como quien está entrenando a un guerrero. Se escuchaba lo que se escuchaba por amor a escucharlo. Podía sonar desde Paco de Lucía a Atahualpa Yupanqui. Universos tan distantes de la guitarra, pero que al mismo tiempo me hacían disfrutar cada acorde que iba descubriendo.

Ahora es uno de los artistas más conocidos del panorama internacional, pero ha sido un camino duro. Incluso tuvo que escribir para otros.

Mi comienzo fue en Miami, donde fui persiguiendo a mi novia. Viajaba a encontrarme con ella, a buscarla y a enamorarla, y en esa búsqueda empecé a escribir canciones entre los tiempos libres que tenía. Las primeras oportunidades me las dieron artistas del género urbano femeninas, a las que les gustaba lo que yo escribía. Buscando su sonido y el de otros artistas terminé encontrando el mío.

Ha publicado dos álbumes de estudio recientemente, pero su salto a la fama llegó mucho antes. ¿Ha perdido algo de autonomía o mantiene su libertad a la hora de crear?

Procuro que cada canción sea siempre como la primera o la última que voy a escribir. Acepto con mucho cariño los reconocimientos y son un honor, pero cuando escribo, intento olvidarme de eso. Este álbum, De adentro pa fuera, que es el que le da el nombre a este tour, está lleno de un montón de sentires nuevos, que yo no sabía que estaba capacitado para sentir.

¿Cómo es vivir todo este proceso con Evaluna, su mujer?

A Evaluna la amo profundamente, pero además comparto todo artísticamente con ella, sobre todo porque la admiro. Siento que es una de las personas más creativas que conozco, y es excelente todo lo que hace. Es la directora de todos mis vídeos, es la cabeza creativa del tour. Nada en mi proyecto y en mi vida sucede sin su visto bueno, porque verdaderamente creo que tengo una cómplice fantástica.

Tras algunas actuaciones en las principales ciudades europeas, comienza la última fase de su gira, con España como destino único. ¿Qué espera encontrarse?

España me sigue sorprendiendo cada día. Cuando creo que he visto algo gigante, llega España y me da una sorpresa. El tour del año pasado, pese a todas las normativas y restricciones, para mí era lo más grande que puede vivir alguien jamás. Era mi primera gira, mi primer país, mi primer concierto. Ustedes siempre han sido mi punto de partida. Hasta que en este tour veo el doble y el triple de las personas que había el año pasado, y me pregunto qué viene después. Resumo todo este sentir en un agradecimiento profundo, porque estoy viviendo cosas que no hubieran cabido en el pensamiento del más ambicioso de los soñadores.

¿Tiene pensado un parón tras esta gira?

Sigo creando todo el tiempo, porque es lo que me gusta. Un parón creativo sería como un parón de respirar. Mientras Dios me permita seguir teniendo las ganas de compartir lo que siento, habrá canciones.

En ese proceso creativo, imagino que su hija, Índigo, tendrá mucho que ver a partir de ahora…

La creatividad es un reflejo del autoconocimiento. Cada día que veo a Índigo, me doy cuenta de que, aunque creía que me conocía, estoy lleno de dimensiones que no sabía que tenía. Tenerla es un despertar de una cantidad de cosas muy importantes que me inspiran.

¿Estamos viendo ahora al Camilo más maduro?

Que maduren los aguacates. No sé si me relaciono con la palabra madurez, tendría que meditarlo. Creativamente, como con este próximo álbum, que saldrá en septiembre, nunca me había sentido tan orgulloso. Siento que son las mejores canciones que he escrito en mi vida. Pero mañana seré otra persona y estaré compartiéndolo de manera honesta.

Compartir el artículo

stats