Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

ENTREVISTA

"Mi música y yo estamos vivas cuando salimos al escenario a dar un concierto"

La malagueña protagoniza junto a Los Estanques una de las aventuras musicales más apasionantes de la temporada con su folk lisérgico, psicodélico y pop de primer orden. Abrirán, este jueves, el festival Alhautor, que traerá a Alhaurín de la Torre a Temples, Gipsy Kings y Zahara, entre otros. "Hay cosas en común entre un artista sobre el escenario y el público, hay un agradecimiento por ambas partes", afirma la cantante, que busca "el alimento para el alma" del directo

La malagueña, en una imagen promocional.

Haga memoria... ¿recuerda su primera vez sobre el escenario?

Solo recuerdo esa sensación de nervios y con una mezcla sensaciones al acabar. Pero ves a la agente aplaudiendo y disfrutando y dices, ¿habrá salido todo bien?, ¿les habrá gustado? Son muchas sensaciones las que llevas encima.

¿Son parecidas a las que muestra usted entre el público?

No, nada que ver, pero sí es verdad que hay cosas en común entre un artista sobre el escenario y el público, hay un agradecimiento por ambas partes. Para mí subirme a un escenario es alimento para el alma. Y que la gente salga de sus casas, que nos escuche cantar, tocar, que se emocionen... Realmente es compartir energía entre ambos y es realmente muy bonito. Sobre el escenario te abres y das todo lo que sientes y ese apoyo o agradecimiento del público te da una energía muy importante, al igual que el público espera esa emoción de un concierto.

Durante muchos meses, la vida del artista consistía en dar conciertos desde casa, a través de las redes sin ese contacto con el público. ¿Qué significa para usted un directo? ¿Se imagina poder contar su música sin él?

No, de ninguna manera. Mi música y yo estamos vivas cuando salimos al escenario. Las canciones se hacen vivas en un concierto. Me gustan mucho también los discos, creo que son como fotografías, plasman una realidad preciosa, pero necesito para inspirarme que haya directos, que esta fotografía esté en movimiento. Es una experiencia muy diferente.

Para muchos cantantes la pasión por la música o incluso la vocación le llegó de pequeños, desde la infancia. ¿Cómo de importante puede llegar a ser la música para un niño, y cómo lo fue para usted?

Para mí lo fue todo. En mi casa siempre se estaba escuchando música, hubo música desde pequeña. No llegué a estudiar en el conservatorio ni nada de eso pero sí me crie y crecí alrededor de la música.

¿Qué ha cambiado en su proceso de composición después de una pandemia, después de tantos meses de encierro?

Cambiar como tal nada, no noté que hubiese un cambio en este proceso; lo que ocurrió es que al tener más tiempo libre me permitió empezar y meterme en nuevos proyectos. Si no llegase a haber pasado nada, esta pandemia, igual no hubiese tenido tiempo para este nuevo álbum. Vivía las cosas con mucha rapidez y ahora soy más consciente de todo.

En su nuevo trabajo viene acompañada por Los Estanques. ¿Qué valor añadido aportó a su música? Y sobre todo, ¿hay algún sonido, estilo que Anni B Sweet sí emplearía pero en esta fusión no tendría cabida?

Me pareció precioso poder hacer esta colaboración, escuchaba su música y decía: "Me encantaría poder hacer esto yo". Donde quizá tenía dudas era en que si nos íbamos a entender y al final resultó todo muy natural, muy fluido. En cuanto a los estilos, sí es verdad que en mi música yo empleo muchos efectos y sabía que con Los Estanques no casaría, sería mucho más orgánico, más cálido, más bonito. Pero es lo que nos pedía la música, y terminamos haciendo un trabajo muy bonito.

Compartir el artículo

stats