Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Joya de orfebrería

En busca de la segunda llave del Regne de Mallorca 500 años después

Cort consigue recuperar la primera pieza gracias a un acuerdo con el propietario, un joyero estadounidense que ha aceptado una cesión temporal

En busca de la segunda llave del Regne de Mallorca 500 años después.

Solo unos pocos historiadores conocían su existencia, pero las ‘Claus’ del Regne de Mallorca, dos piezas de oro, una gótica y la otra renacentista, constituyen una joya de la orfebrería mallorquina con la que los agermanants pretendieron simbolizar, hace ya 500 años, su fidelidad y rendición a Carlos V cuando la derrota ya era inevitable. Después de medio siglo de historia y dos años de búsqueda, Cort ha logrado recuperar una de ellas y está a la caza y captura de la otra, aunque de momento su rastro se ha perdido en Inglaterra y se desconoce su localización.

La primera ‘Clau’ ha vuelto a la isla de Mallorca gracias al acuerdo entre el ayuntamiento de Palma y el propietario, un joyero estadounidense de la casa Christie’s que ha cedido de forma gratuita y temporal la pieza renacentista hasta el próximo verano. Según explica a este diario el regidor de Educación y Política Lingüística, Llorenç Carrió, el objetivo de Cort es exponer al público próximamente la llave, después de que pase unas pruebas que se están realizando en la Clínica Rotger para verificar su autenticidad y conocer más información sobre la obra de arte.

De momento, se sabe que esta primera ‘Clau’, que esconde una larga historia desde el año 1522, mide 23x5 centímetros y tiene una empuñadura redonda ornamentada con hojas de acanto. A continuación tiene una forma cúbica con los escudos esmaltados de la Monarquía Hispánica y el de Ciutat y Regne de Mallorca.

Además, incorpora una inscripción en latín entre el tercer módulo y la empuñadora: "A la Sacra, Cesárea, Católica y Real Majestad; he aquí las ‘Claus’ de vuestro Regne de Mallorca, que los magistrados y los padres de la res pública, junto con los habitantes de este reino, presentamos a su Majestad como muestra de sincera fidelidad".

Con estas palabras, una delegación de los agermanants encabezada por el mercader Bartomeu Ventallol trató de convencer a través de la entrega las ‘Claus’ de su lealtad a Carlos V. Sin embargo, el emperador no aceptó el obsequio y se lo devolvió, argumentando que las verdaderas llaves que había que entregarle son las de la fidelidad y la obediencia.

A partir de ese momento, ambas ‘Claus’ comenzaron un viaje a lo largo de los siglos, pasando por varios propietarios hasta que en 1849, explica Carrió, la dinastía de los Rothschild, una prominente familia de origen judeoalemán, compró las piezas, y las vendió por separado 16 años más tarde. A una de ellas se le pierde el rastro, mientras que la otra la compró la casa Christie’s.

Gracias a los artículos de los historiadores Eulàlia Duran y Bartomeu Mestre, el ayuntamiento de Palma tuvo conocimiento de la subasta y esta semana, por fin, se ha podido recuperar la pieza renacentista. Ahora, Cort ha pedido colaboración a la ciudadanía de Palma para localizar la segunda pieza, de estilo gótico y con una empuñadura cuadriculada, mientras los técnicos y especialistas trabajan para exponer cuanto antes la pieza rescatada.

Por su parte, el presidente de la Asociación de Artistas Visuales de Balears, Alex Ceball, consideró el hallazgo como "un acontecimiento importantísimo para la memoria histórica del territorio". La entidad se sumó al llamado del Consistorio para ubicar la segunda pieza histórica y pidió colaboración al mundo del arte, los museos y el coleccionismo privado.

Compartir el artículo

stats