Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Redes sociales

El verano de los pijos de 'First Class'

La pandilla de ricos que muestran su vida en el exitoso reality de Netflix cuenta lo bien que se lo pasa durante las largas jornadas de estío

Los protagonistas de 'First Class'. Instagram Aldo Comas

En verano, Instagram rebosa actividad, porque nuestros amigos y familiares han abandonado por unos días la rutina y quieren mostrar a troche y moche lo fantásticamente bien que se lo están pasando. Este año, los espectadores de Netflix han dejado que una pandilla de pijos, los protagonistas de su exitoso reality 'First Class', entraran en sus vidas. Todos cuentan ahora cómo pasan sus vacaciones. Son destinos muy cercanos, aunque los vivan con gran intensidad. Y es que, ya se sabe, los pijos suelen hacer sus grandes viajes en épocas no estivales, escapadas que les permiten no encontrarse con el resto de los mortales.

Para empezar, que sepan que el problema de sobrepeso que acarreaba el diseñador Archie Alled-Martínez está solucionado. No se sabe si ha sido por una sobredosis de pinchazos de su esforzado nutricionista o por una dieta férrea, pero el caso es que ha dicho adiós a los kilos de más y al bigote y ahora aparenta su edad. Ha estado un par de días en Alanís, Sevilla, el pueblo de un gran amigo de la infancia, donde ha visitado el bar de Mou, que en realidad no es muy glamuroso, pero sí acogedor. También ha recalado en la sierra de Tramontana, en Mallorca, alojado en el Hostal Vista Alegre, que no es de lujo asiático, pero sí de lo más coquetón y tiene unas vistas que no hacen falta cuadros. Ni Netflix (con perdón).

El hiperactivo (y ahora afeitado) Aldo Comas no para ni en verano. Un estío que comenzó de la manera más triste con la muerte de su abuela Pilar, aquella mujer elegante y culta que sale en 'First class' para darle su parecer sobre sus pinturas. Con la pena por dentro, el artista multidisciplinar se ha instalado en Ibiza, donde ha organizado una exposición molona en el terrado del Gran Hotel Montesol.

También ha disfrutado en Empuriabrava colgado cabeza abajo de una avioneta. Y aún ha habido tiempo para una escapadita a Tenerife con su mujer, la actriz Macarena Gómez.

Por Ibiza se ha movido también a Amanda Portillo, a juzgar por sus stories de Instagram. Pinchando (porque además de una reconocida ilustradora es disyóquey), zampándose copas de heladoXXL, disfrutando con amigos en fiestas, jugando a las cartas y celebrando su cumple.

En la vecina, y también mucho más tranquila, Menorca ha inaugurado Àlex Agulló agosto, donde se ha dejado fotografiar con los bellos atardeceres isleños. "Sensasión de vivir (again)", dice, con uno de esas postales de fondo. Antes, había viajado a Ámsterdam junto al diseñador Juan Avellaneda.

Las dos veteranas del clan, Clara Courel y Lucía Sáez-Benito, no dan muchas pistas en las redes de su veraneo. La primera solo se hace eco en sus stories de las muchas felicitaciones y muestras de amor que ha recibido por su cumpleaños, que fue el 3 de agosto. En una de ellas aparece una imagen suya con un extravagante vestido sentada en un bus, en la que el diseñador Domingo Rodríguez la define como "una business woman que no tiene miedo al transporte público". Tal cual. Y comparte imágenes de una cenita familiar con tarta en las que presenta a su elegante madre.

La otra dama sin edad, que no se prodiga mucho en redes, Lucía, solo ha presentado la monísima minineverita rosa con asa, que bien podría ser un bolso de esos estrambóticos de Balenciaga, y la bolsita de Christian Dior en la que lleva a su perrito.

El acaramelado matrimonio compuesto por Zaida Márquez y Marc Patsy no ha compartido públicamente sus vacaciones, sin embargo sí lo ha hecho Carola Etxart, que ha vivido su primer verano como mamá, disfrutando de su pequeño Neo con su pareja, Andrei Warren, en una magnífica finca de Orient (Mallorca) y asistiendo a espectaculares amaneceres en la playa de Cullera.

A la chef Mailen Kao se la ve feliz y asilvestrada en Menorca en compañía de Álex Sáez, el joven modelo al que amarga Archie en "First class", en poses que muestran mucha complicidad: encendiéndole ella el cigarro con un mechero que sujeta entre los dedos del pie o tumbados muy juntitos en la arena. ¿Ha surgido un romance entre dos miembros del reality? Para conocer esto y mucho más habrá que esperar a la próxima temporada. Que, en vista del éxito, seguro que la habrá.

Compartir el artículo

stats