Arte

Una obra de arte 'castellonense', subastada en Italia por 180.000 euros

La casa de subastas Aste Martini vende por esa cantidad una tabla que muy probablemente sea de Paolo de San Leocadio y perteneciera al retablo de Santa María de Castelló

'Los Desposorios de la Virgen' es la tabla que se ha subastado por un precio de 180.000 euros en San Remo.

'Los Desposorios de la Virgen' es la tabla que se ha subastado por un precio de 180.000 euros en San Remo. / MEDITERRÁNEO

Eric Gras

Eric Gras

El mundo del arte y de las antigüedades esconde más de un secreto y genera más de un misterio. A pesar de la ingente tarea de los historiadores, todavía existen momentos y episodios difusos por falta de una documentación que a la postre es esencial para poder, no solo recrear parte del pasado, sino para ubicar e identificar a las personas en ese pasado.

El 13 de junio, la casa de subastas italiana Aste Martini, situada en la localidad de San Remo —reconocida por su festival de la canción—, remató la venta de una obra por un valor de 180.000 euros, una cifra nada desdeñable si se tiene en cuenta que el precio de partida eran de entre 20 y 30 mil. Por si fuera poco, la pieza a subastar, bajo el título Matrimonio della Vergine, era una tabla de origen anónimo y datada en torno al 1500

La sorpresa saltó durante la subasta de ese lote 25 al que pertenecía porque, según parece, tal y como recoge en un artículo reciente de la prestigiosa revista Ars Magazine –y del que se hizo eco el periódico Levante-EMV de este mismo grupo editorial— el director del Museu de Belles Arts de València y antiguo profesor titular de la Universitat Jaume I de Castelló, Pablo González Tornel, la obra en cuestión podría tratarse de otra muy diferente y cuya autoría, lejos de permanecer en el anonimato, sería del pintor de origen italiano Paolo de San Leocadio. Así, poco a poco, las pesquisas sobre esta tabla se fueron sucediendo hasta el punto de hallar un más que posible origen en Castelló

Detalle de la obra que se subastó en Italia el pasado 13 de junio.

Detalle de la obra que se subastó en Italia el pasado 13 de junio. / MEDITERRÁNEO

De Santa María a...

Siempre según González Tornel, la obra que se subastó en San Remo es Los desposorios de la Virgen, una tabla documentada del retablo mayor de la iglesia de Santa María de Castelló. El historiador del arte y director del Museu de Belles Arts de València recoge en su texto que cuando en 1490 «se contrató con el italiano la realización del retablo mayor de la iglesia de Santa María por 26.000 suelos, se estableció que las escenas que debían guarnecer a la imagen escultórica de la titular serían cinco». Sirviéndose del preciso estudio que en 1977 publicó en el Boletín de la Societat Castellonenca de Cultura Ángel Sánchez Gozalbo, González Tornel remarca que «sobre la escultura titular iría la Coronación de la Virgen, en el lado del Evangelio la Purificación o Presentación de Jesús en el templo y los Desposorios de la Virgen, y en el lado de la Epístola de la Epifanía y la Natividad de María». De ahí que asegure que «Los Desposorios de la Virgen es una obra indudable de Paolo de San Leocadio realizada por el maestro durante la última década del siglo XV para Castelló».

Otra pieza desperdigada

No es esta la primera vez que una obra realizada por el pintor italiano en Castellón, quien fue contratado en 1472 bajo el amparo de Rodrigo de Borja para realizar las pinturas al fresco del altar mayor de la catedral de València, ha sido noticia en los últimos años. De hecho, no es la primera vez que una de las piezas que realizó y que formaron parte del desaparecido retablo mayor de la iglesia de Santa María es noticia. Sin ir más lejos, el pasado año, la obra Oración en el Huerto —única identificada hasta la fecha del antiguo retablo, como asegura González Tornel— fue adquirida por parte del Museo Nacional del Prado, que la definieron como una pintura «de incomparable calidad técnica, cuya riqueza cromática y paisaje remiten a las obras de Mantegna de los años cincuenta»

La incorporación de este cuadro a la colección del Prado, señalaron desde la pinacoteca nacional, suponía «incrementar a cuatro las tres obras atribuidas al artista que posee la institución: La Virgen del caballero de Montesa, adquirida en 1919 por suscripción popular, y las tablas de La Dolorosa y El Salvador, que ingresaron en el Prado como parte del legado Bosch».

Otro fragmento de la tabla atribuida a Paolo de San Leocadio.

Otro fragmento de la tabla atribuida a Paolo de San Leocadio. / MEDITERRÁNEO

El director del Museu de Belles Arts valenciano destaca en su artículo en Ars Magazine que la documentación publicada por Sánchez Gozalbo en 1977 «recoge la dedicación de las pinturas durante el desmontaje del retablo de San Leocadio en 1691, momento en el que no se especifica si el vano central y las cinco escenas nombradas estaban acompañadas a otras tablas». No obstante, prosigue, «las medidas de la tabla del Museo del Prado (161 x 121,5 cm) y las de los Desposorios de la Virgen ahora subastada (161 x 128 cm.) coinciden , y la primera podría haber ocupado una de las calles del banco del retablo».

Es por todo ello que, en palabras del experto historiador del arte, «la reconstrucción del retablo de Santa María de Castelló a partir de los Desposorios de la Virgen, única pieza con refrendo documental, permiten avanzar nuevas hipótesis sobre piezas de Paolo de San Leocadio hasta ahora de origen desconocido».

Cabe destacar que el pintor de origen italiano, considerado en su época como «el pintor más solemne de España», desarrolló gran parte de su actividad en Valencia, si bien realizó trabajos en Castelló y también en Vila-real, donde pintó el retablo del Salvador de la iglesia arciprestal Sant Jaume de Vila-real, contribuyendo a introducir el Renacimiento en la Comunitat.