Un encuentro entre la tecnología y el arte

Arte de Castellón a la conquista de Silicon Valley

El artista castellonense Chidy Wayne deslumbra en el corazón tecnológico de California con una exposición que une creatividad y vanguardia gracias a la galerista Mónica Ortells

El artista castellonense Chidy Wayne muestra su arte en San Francisco tras deslumbrar en Miami.

El artista castellonense Chidy Wayne muestra su arte en San Francisco tras deslumbrar en Miami. / MEDITERRÁNEO

Hablar de Silicon Valley es evocar uno de los ecosistemas emprendedores más potentes del mundo. En este epicentro de la innovación tecnológica conviven startups punteras, business angels, fondos de inversión, incubadoras, aceleradoras y gigantes corporativos. Sin embargo, Silicon Valley es mucho más que un conglomerado tecnológico; es también un hervidero de interés y aprecio por el arte.

Un ejemplo reciente y destacado de esta simbiosis entre tecnología y arte ha sido la exposición protagonizada por el artista Chidy Wayne y la galerista Mónica Ortells en San Francisco, una muestra que ha captado la atención de profesionales y público vinculado a Silicon Valley. Chidy Wayne, un artista internacional y multidisciplinar, continúa su recorrido por Estados Unidos de la mano de Mónica Ortells, propietaria de MoArt, quien reside en Miami desde hace más de siete años. Ambos son de Castellón y han conformado un tándem perfecto para «conquistar» el mercado americano.

Oportunidades

El evento más reciente de Wayne tuvo lugar en el marco del gran encuentro anual organizado por dos de los inversores más prestigiosos del sector tecnológico, Adeyemi Ajao y Shoaib Makani. Este evento reúne a muchas de las personalidades que conforman la gran familia tecnológica de Silicon Valley. «Ha sido un auténtico lujo poder curar la exposición de Chidy Wayne en San Francisco y contar con la colaboración de Adeyemi Ajao y Shoaib Makani en la organización de la convocatoria», comenta Ortells, quien añade: «Tener la oportunidad de seguir creciendo en el continente americano junto a un artista que comparte una tierra tan maravillosa como Castellón es emocionante».

Chidy Wayne prosigue su camino por Estados Unidos mostrando su producción artística.

Chidy Wayne prosigue su camino por Estados Unidos mostrando su producción artística. / MEDITERRÁNEO

La acogida que ha tenido la obra de Chidy Wayne en San Francisco ha sido excelente, similar a la respuesta positiva que obtuvo en Miami, como ya se hizo eco Mediterráneo. Para Ortells, este éxito es el mejor reconocimiento al talento y al trabajo del artista. «Chidy está teniendo una muy buena evolución, veo crecimiento artístico manteniendo su sello de identidad, es clave y muy importante que los artistas sigan evolucionando dentro de su estilo manteniendo su propio sello que los hace únicos», explica.

Un arte universal

Chidy Wayne ha demostrado que su arte es verdaderamente universal. Tras cosechar éxitos en Europa, ahora está logrando una enorme valoración en Estados Unidos, con colecciones que destacan por su gran formato y la sencillez cromática. Wayne ofrece a través de su arte una serie de creaciones únicas en pintura y escultura que evocan lo ancestral y primigenio del arte. Sus obras en lápiz, acuarela, acrílico, piedra, madera o tinta se nutren de su lado más primitivo, reivindicando que temas como la existencia, el conflicto interno y la identidad se liberen a través de sus creaciones.

Para Ortells, la obra polifacética de Wayne, con su distintivo sello castellonense, tiene un brillante futuro en Estados Unidos. «Estoy convencida de que esta polifacética obra va a seguir deslumbrando en Estados Unidos», afirma con entusiasmo la galerista.

La presencia de artistas como Chidy Wayne en eventos de alto perfil en Silicon Valley no solo refleja la apreciación del arte en esta región, sino también su capacidad para fusionar el mundo tecnológico con el artístico. Silicon Valley, conocido por su innovación y emprendimiento, demuestra ser un lugar donde la creatividad no tiene límites, abarcando tanto la creación tecnológica como la expresión artística. Este encuentro entre tecnología y arte no solo enriquece a ambos campos, sino que también ofrece una visión más completa y enriquecedora de lo que este lugar puede ofrecer al mundo.