Historia

Un homenaje a la profesora Carmen Corona Marzol

Este 25 de junio, en la sala de grados Germà Colón de la Facultad de Ciencias Humanas y Sociales de la UJI, se presenta Voces y visiones de una modernista (Sílex Ediciones)

Carmen Corona Marzol fue catedrática de Historia Moderna de la Universitat Jaume I de Castellón.

Carmen Corona Marzol fue catedrática de Historia Moderna de la Universitat Jaume I de Castellón. / Damián Llorens

Eric Gras

Eric Gras

Existen varios tipos de periodismo. Uno de ellos, quizá el más salvaje, es el que protagonizó ese ser estrambótico, a la par que genial, llamado Hunter S. Thompson. El escritor y periodista norteamericano nacido en Louisville, Kentucky, fundó, sin que realmente fuera consciente de ello, el «periodismo gonzo», una manera de abordar la información que distaba, en mucho, a la del periodismo tradicional y el Nuevo Periodismo encarnado en figuras como Tom Wolfe o Gay Talese.

Podría decirse que Thompson era más proclive a aproximarse a la verdad de unos hechos (ojo, no a los hechos) incidiendo en sus experiencias y emociones personales. Es decir, que el periodista (él) era parte de la noticia misma, un elemento fundamental, alguien que, si lo necesita, puede llegar a ficcionar parte de lo que está contando para que todo resulte más ágil, mucho más atractivo de cara al lector.

Se suele decir que una de las claves del periodismo es la objetividad, si bien alcanzarla es imposible. Siempre hay un sesgo, una mirada intencionada, un impulso que provoca que la historia vaya por tal o cual camino. De ahí que el periodismo gonzo sea en muchas ocasiones, con esa primera persona del narrador u observador bien marcada, más honesto y sincero, pues es el narrador, el periodista, quien se expone ante los propios acontecimientos e intenta comunicarlos de la mejor forma posible.

Con todo lo descrito presente en sus retinas, hablaré ahora de Carmen Corona Marzol.

La catedrática de Historia Moderna y profesora honorífica de la UJI Carmen Corona Marzol.

La catedrática de Historia Moderna y profesora honorífica de la UJI Carmen Corona Marzol, durante una charla en la universidad. / MEDITERRÁNEO

La necesidad de ir más allá

¿Quién fue Carmen Corona Marzol? ¿Qué hizo? ¿Por qué es importante hablar de ella, de su trabajo? Intentar resumir en unas pocas palabras la vida y obra de una persona no suele ser una buena idea, porque invariablemente hay algo, para alguien, que quizá sea más importante destacar o alabar. Nunca se hace justicia a la persona, a su paso e impronta por este mundo que casi siempre se nos antoja demasiado poco. Es muy posible que a Carmen este mundo se le quedara pequeño. No se puede explicar de otro modo su pasión por ahondar en el pasado, por querer viajar a través del tiempo y del espacio para, así, conocer mejor todos esos acontecimientos que han conformado los estamentos por los cuales nos regimos hoy en día como sociedad.

Hay quien diría (y acertaría) que poseía un «olfato» único para desgranar la historia, para hacernos ver (a los colegas y a sus alumnos, entre los cuales felizmente me hallo) que cada detalle importa, porque es en esos detalles, a través de ellos, que se construye un relato. Un relato primordial si pensamos como Antonio Monegal, quien en ese maravilloso ensayo titulado Como el aire que respiramos. El sentir de la cultura (Acantilado, 2022), nos dice que «somos un relato que nos contamos a nosotros mismos». La historia es el conjunto de todos esos relatos, de todas esas formas de narrarnos, de narrar cuanto hemos vivido y padecido, aquello que hemos aprendido, heredado, inventado…

No puedo evitar recordar nuestras charlas en su despacho, como tampoco puedo evitar pensar en el vacío que deja una mujer que fue pionera en muchos sentidos, despertando la admiración de una comunidad que ahora le rinde homenaje, pero no un homenaje cualquiera, sino un tributo en forma de lo que a ella le hacía vibrar, es decir, basado en nuevos estudios y artículos de investigación sobre un periodo de nuestra historia, la época moderna, que propició numerosos cambios significativos a lo largo y ancho de este mundo que está inmerso, siempre, en una constante negociación de identidades.

Mucho más que un libro

Efectivamente, Voces y visiones de una modernista es el título de un libro que se presenta este 25 de junio, a las 12.00 horas, en la Universitat Jaume I. Publicado por el prestigioso sello Sílex Ediciones, y bajo la excelente edición y coordinación de Carmen María Fernández Nadal y Gema Barreda-Asenjo, en él se encuentran un total de 14 artículos, algunos de ellos firmados por figuras de gran relevancia dentro de los estudios históricos que trabajaron en un momento u otro, codo con codo, con Carmen Corona. Todos ellos, desde Ernest Belenguer a Lluís J. Guia, pasando por Carlos Martínez Shaw, Cristina Borreguero Beltrán o Asunción Retortillo Atienza, entre otros muchos, ofrecen un marco extraordinario que permite conocer a Corona Marzol desde distintos puntos de vista, y no porque esos textos hablen de ella, que no es el caso, sino porque sus temáticas son parte fundamental del corpus teórico y práctico de la catedrática y profesora honorífica de la UJI, que siempre abogó por pensar en nuestro pasado y así despertar la memoria para reconocernos.

Portada de 'Voces y visiones de una modernista. Homenaje a Carmen Corona Marzol'.

Portada de 'Voces y visiones de una modernista. Homenaje a Carmen Corona Marzol'. / Sílex Ediciones

De todos esos participantes, además de la organización ejemplar y metódica de Fernández Nadal y Barreda-Asenjo, habría que destacar también a otro catedrático de la Jaume I, y otro apasionado americanista (como lo fue Carmen Corona): Manuel Chust. En parte, es él el artífice de la aparición de esta publicación. Su relación con Ramiro Domínguez, director de Sílex Ediciones, que tiene en su haber cinco Premios Nacionales al Libro Mejor Editado, así como el Premio Nacional al Mejor Libro Universitario, ha sido clave para que Voces y visiones de una modernista viera la luz. «Hace un par de años, estando en Sevilla en un encuentro, Manuel Chust me comentó lo interesante que podría ser tener una colección de homenajes a historiadoras e historiadores que, en su trayectoria, han cumplido con seriedad y buen hacer un trabajo académico de calidad», nos cuenta el propio Domínguez, quien añade: «Por eso, este título en honor a Carmen Corona ha sido muy bien acogido por Sílex y esperamos que sea una pieza imprescindible dentro de esa colección». Seguro lo será, porque el material recopilado por sus editoras da buena muestra de lo valiosa que es la investigación histórica, algo que la homenajeada sabía de buena tinta.

Pasión y energía

Sí, Carmen Corona fue una historiadora apasionada, enérgica y vibrante, capaz de contagiar su entusiasmo a cualquiera. Lo demostró con creces a lo largo de toda su labor docente en la Universitat Jaume I de Castellón —y también en la Universidad de Zaragoza y en la de Valencia—, que fue extensa y primordial por muchos motivos, así como en su faceta investigadora. Tanto es así, que muchos de sus proyectos quedaron inconclusos tras dejarnos demasiado pronto hace dos años, en 2022. No obstante, y como bien señala Carmen María Fernández Nadal, «su espíritu indómito nos acompañará a todos los que la conocimos».

Un espíritu indómito. Diría que no hay mejor modo de definir a la persona que fue y seguirá siendo para todos nosotros Carmen Corona Marzol.