El Castellón B volvió a tropezar, al igual que le sucedió la pasada jornada, con la misma piedra, la falta de gol. Los albinegros jugaron más y mejor que su rival, pero no supieron rematar la faena en los últimos metros.

Los jugadores de Jorge Palomo empezaron el encuentro muy bien posicionados sobre el terreno de juego, llevando la iniciativa ante un equipo como el Santa Pola, muy sobrio y efectivo en retaguardia y con peligrosos delanteros que incordiaban bastante a la defensa albinegra. En esta dinámica, y cuando discurría el minuto 14, Fabregat dispuso de su primera gran oportunidad de gol, aunque su remate de cabeza salió rozando el poste de la portería defendida por el meta visitante Cavaco. A partir de este momento, el juego se fue equilibrando y los alicantinos empezaron a llegar con cierta asiduidad a las inmediaciones del área castellonense, si bien, los defensas locales Javi Cuevas, Ernesto y Juan Navarro, mostraban su solidez en todas sus intervenciones, desbaratando con acierto todos los intentos visitantes de perforar la meta defendida por Raúl Giménez.

Hasta el final del primer tiempo, los pupilos de Jorge Palomo volvieron a disponer de otra oportunidad de oro para adelantarse en el marcador. Javi Cuevas remató desde muy cerca, pero el balón no encontró los tres palos.

En la reanudación cambió la dinámica del encuentro. Ya desde los primeros instantes la alternancia en el dominio se hizo patente, con incursiones en una y otra área, aunque sin ocasiones de gol demasiado claras.

Se veía con claridad que ninguno de los dos conjuntos renunciaba a la victoria, pero sin desproteger su parcela defensiva. El Santa Pola lo intentó en varios golpes francos que dispuso en las cercanías del área, por mediación de Uge y Fran. Pero, de todos modos, la ocasión más clara estuvo en botas de Fabregat, que solo ante el portero visitante no supo como materializar.