El Villarreal ganó el último partido de Liga de forma brillante. El partido no tenía trascendencia alguna, pero los jugadores amarillos ofrecieron a su afición un recital de buen juego y goles.