Castellón y Bar§a B juegan esta tarde en Castalia más pendientes del futuro inmediato que del presente, es decir, pensando más en lo que se les viene encima de aquí a dos semanas --la promoción-- que de éste y el próximo encuentro, los dos últimos de la temporada regular. Tanto uno como otro ya saben qué puesto ocuparán: primero y segundo, respectivamente.

Ambos entrenadores miman a sus jugadores tocados (máxime cuando el césped estará pesado por la lluvia) y piden limpiar tarjetas. Seis futbolistas, tres de cada equipo (Abel, Miguel y Palacios por un lado; y Nano, Arnau y Dani Tortolero, por otro) forzarán la amarilla para no tener la espada de Damocles de la sanción en la liguilla. Incluso Palacios, que ayer se retiró del entrenamiento al sufrir un pinchazo en el muslo, jugará con el fin de ver una tarjeta.

Con todo, Oltra ha tenido que hacer un encaje de bolillos para conformar la convocatoria. Por un lado tiene las bajas de Mora, Paco Mije, Xavi Gracia, Javi Sanchis y Navarro I; por otro, la obligación de alinear a los que deben buscar una tarjeta; y por un tercero, la necesidad de no perjudicar al filial, que en menos de 48 horas vuelve a jugar para salvarse.

Y he aquí la razón de la ausencia en el equipo de Héctor Mohedo, tras su partidazo ante el Reus. El mediocentro ya ha jugado nueve partidos con el primer equipo, con lo que si juega uno más ya no podría echar una mano al Amateur en la recta final de la campaña. Además, Cuevas verá recompensado su esfuerzo en los entrenamientos con la titularidad, en lo que serán sus primeros minutos de la temporada, ya que el domingo no podrá ponerse a las órdenes de Jorge Palomo por estar sancionado. Para finalizar, la vacante en la medular se la disputan Castell y Dealbert.