1A FAVOR DE OBRA. La alineación del At. Madrid era una invitación para que el Villarreal sacara tajada. Aunque no hubo un fútbol de mucho criterio, el mejor posicionamiento amarillo significó un cierto dominio de la situación en el primer tiempo, sólo emborronado por el gol más absurdo que se pueda recordar.

2LOS CAMBIOS. Luis no se lo pensó dos veces: metió a los buenos en el campo y corrigió posiciones. El juego del Atlético subió enteros a medida que el Villarreal perdía el control. Aun así, los locales ofrecían fisuras que no fueron aprovechadas por la falta de pegada visitante.

3MAL EQUILIBRADO. Poco a poco, varios jugadores, como Jorge López, Farinós, Belletti o Calleja, fueron desapareciendo. El centro del campo reculó muy encima de la defensa y, a partir de ahí, Luis García y, sobre todo, Torres, destrozaron al Villarreal en un par de jugadas.

4UN EQUIPO TIERNO. El Villarreal lo fue atrás, al conce-der buenas opciones de remate, y mucho más arriba, ya que desde que los mediapuntas se diluyeron la capacidad de remate fue menguando. Que parte de las opciones de llegar a la UEFA se puedan ir por mantener a De Nigris es un capricho muy caro.