Para los padres de Joan también está siendo duro tener a su hijo fuera de España. Ya son dos años, aunque esperan que el sacrificio no sea en balde. "Si no sales de España, no tienes porvenir en este deporte", explica Barreda sénior, que siempre ha estado al lado de Dinamita desde sus comienzos en la competición: "Han sido 13 años en los que le he acompañado allá donde ha ido a correr". Para sus progenitores, es una garantía de éxito que Joan esté trabajando ahora con la saga más laureada del motocrós. "Ahí están los cuatro títulos de Harry Everts... y los seis que ya lleva su hijo Stefan. Joan está en las mejores manos".