Cuando peor estaban las cosas para el Playas, el pabellón Ciutat de Castelló al completo arrancó a aplaudir ante la demanda de Javi Rodríguez, que intentaba que sus compañeros no se desanimaran. La afición, en vez de silbar, se volcó con los suyos y les dio apoyo con el sonido de sus palmas.