El Villarreal afronta hoy un nuevo examen: evadirse de todo el entorno y superar sobre el terreno de juego a uno de los mejores equipos de la segunda vuelta. En la semana previa al partido ante el Athletic se ha hablado de casi todo, menos de fútbol. Y eso podría afectar a una plantilla, como es la del Submarino, acostumbrada a responder cuando se juega la vida pero cuyo rendimiento mengua cuando no tiene el agua al cuello.

En el aspecto meramente deportivo destaca el regreso al once de Palermo y Víctor, habitual dupla atacante en las dos últimas temporadas pero que fueron condenados al ostracismo del banquillo a causa de su escasez realizadora. El delantero argentino ha sido el protagonista de la semana al dejar la puerta abierta a una salida del club que la entidad amarilla ya le está buscando. El Chingu, por su parte, ha superado el proceso febril que le aquejaba desde el jueves y estará a disposición del técnico asturiano para jugar de inicio. Eso sí, lo hará en una posición que no le agrada: el interior derecho.

Además, Calleja sigue manteniendo una titularidad que le ha costado un mundo ganarse y en la que se mantienen los habituales.

LA PLANTILLA, A ABSTRAERSE

La plantilla sabe que debe abstraerse de todos los asuntos extradeportivos. Y lo hará. "Puede que afecte, pero los jugadores intentamos olvidarlo cuanto antes, porque queremos ganar y a ser posible cómodamente para darle una alegría a la afición", decía ayer Quique Álvarez.

"Los jugadores somos conscientes de que las noticias sobre altas, bajas... forman parte del entramado del fútbol. Por eso intentamos mantenernos al margen pues, además, la temporada todavía no ha acabado", recalcaba, por su parte, Reina.

En cuanto al rival, Jupp Heynckes contará hoy con la ausencia por acumulación de amonestaciones de uno de sus hombres claves: el media punta Fran Yeste. Todo indica a que será Tiko quien le sustituya esta tarde en un Madrigal que presentará un gran aspecto --se han vendido 4.000 entradas a cinco euros--, donde los leones quieren certificar casi matemáticamente su presencia en la Copa de la UEFA sumando los tres puntos.

Por último, este partido también abre un hueco a la historia. Y es que hoy el Villarreal celebrará su partido 500 en el fútbol profesional. Después de haber disputado 350 encuentros en 2ª División, el choque ante el Athletic supondrá el envite 150 de los amarillos en la élite del fútbol español. Y qué mejor forma de celebrarlo que con un triunfo.