El cuerpo técnico del Villarreal ha pedido a sus futbolistas que al menos cinco de ellos se presten a adelantar sus vacaciones. Además, debe darse otra premisa: que los dispuestos a adelantar su descanso ocupen diferentes posiciones, es decir, que se trate de una selección compensada. Si no aparecen voluntarios, el club también podría optar por no obligar a nadie, pero adelantando el regreso de todo el grupo.

Aunque, de todos modos, esta medida sólo se llevaría a cabo si el Villarreal se mantiene vivo en la Copa Intertoto. Si es así, toda la plantilla podría regresar antes, en torno al 17 de julio, para afrontar la tercer ronda de la competición. En caso contrario, se le respetaría íntegramente todo el mes de descanso.