Con renovadas energías y haciendo un frente común, C. D. Castellón y Policía Nacional tratan de hacer frente a los vándalos que, en nombre del club albinegro, aprovechan para causar incidentes.

Ayer, en una reunión en la que estaban, entre otros, Héctor Olaria, consejero delegado del Castellón; el comisario José María Delgado; el subdelegado del Gobierno, Vicente Sánchez Peral, y el jefe de las Unidades de Intervención Policial (UIP), se acordó extremar las medidas de seguridad a partir del próximo encuentro. Con la ayuda de dos UIP que llegarán expresamente de Valencia, los controles serán más exhaustivos, se incrementarán los cacheos y se intentará grabar a quienes provoquen incidentes para denunciarlos ante el Comité Antiviolencia, cuyo castigo más ejemplar es la prohibición del acceso a un recinto deportivo.

La reunión también trató el próximo y masivo desplazamiento a Murcia del domingo 29 de junio. Así, en cada autobús habrá un responsable que contará con un teléfono móvil conectado con la Policía Nacional, en una iniciativa que tratará de zanjar cualquier suceso desagradable.

Hoy, el Castellón departirá con la Policía Local para acabar de montar el dispositivo de seguridad en lo relativo al tráfico.