En los prolegómenos del envite, con motivo de la fotografía de jugadores y niños, Héctor Font y Farinós hicieron esperar a los reporteros. Una vez tenían los bebés en brazos, decidieron cambiárselos.