Los pilotos de la escudería Williams-BMW, el alemán Ralf Schumacher y el colombiano Juan Pablo Montoya, han obtenido el doblete en el Gran Premio de Europa, disputado en el circuito alemán de Nurburgring, en el que Fernando Alonso (Renault) ha logrado un sensacional cuarto puesto.

El piloto español logró esta plaza después de un final de carrera de infarto, en el que primero el británico David Coulthard y luego Michael Schumacher han fallado en sus intentos de intimidarle y de adelantarle.

A cuatro vueltas del final, Alonso anticipó la frenada al acercarse a la variante. La maniobra sorprendió a Coulthard, que se desplazó a la derecha para no colisionar, y, al poner las ruedas fuera de la pista, dio un trompo que le dejó fuera de carrera. Además, a pesar de que a falta de dos vueltas para el final de carrera Alonso contaba con seis segundos de ventaja sobre Schumacher, éste, conocedor de sus problemas, forzó la marcha y ambos entraron juntos en la última vuelta en la variante, pero el asturiano, a pesar de que el campeón casi le golpea por detrás en la última curva, logró cruzar la línea de meta en una sensacional cuarta posición.

Sin embargo, los grandes triunfadores fueron los Williams-BMW gracias al triunfo de Ralf Schumacher, una vez que abandonó Kimi Raikkonen. El ganador conservó una ventaja que osciló en cinco segundos sobre su hermano mayor, Michael, y luego, cuando Montoya se situó segundo, fue de unos quince segundos.

El colombiano intentó adelantar a Michael en la horquilla. Le ganó en la frenada al alemán, pero éste no cedió y tocó con el lado izquierdo del alerón delantero la rueda delantera derecha del Williams y el Ferrari dio un trompo que lo dejó fuera de la pista. Volvió a la carrera, acabando sexto.