La 7° Regata Costa Azahar ha batido el récord de participantes de la clase 500, la gama más alta de embarcaciones de vela. En la competición castellonense se dieron cita 10 de los 14 veleros más lujosos de toda España, lo que aumenta la importancia evento. Sólo faltaron a la cita el Bribón, el Sirius, el Atrium y el Codorniu, y todos lo hicieron por motivos de peso.

La familia real española fue la gran ausente de la regata, ya que el barco de la realeza se encontraba en astilleros sufriendo una remodelación. Sin embargo, la monarquía no se olvidó de la cita. El rey Harald de Noruega estuvo entre los grandes con el Flam XV. El monarca quedó encantado con la costa castellonense e incluso se interesó por las competiciones de carácter social que organiza puntualmente el Real Club Náutico. Su majestad no se despidió de la capital de La Plana sin antes haber firmado en el libro de visitas de la entidad.

La organización acreditó a más de 6.000 personas para acceder a las instalaciones, cifra que descendió respecto a la temporada pasada, en la que asistieron 7.000 personas, ya que muchos curiosos decidieron quedarse en casa por la ausencia de la Familia Real. La prensa nacional e internacional también se hizo eco de las mangas de la regata, destacando el interés de los periodistas gallegos por el Caixa Galicia del armador castellonense, Vicente Tirado, que acabó proclamándose el gran triunfador de IMS 500.