El Villarreal B dio un pasito más para lograr el ascenso a 2ª División B, tras derrotar por la mínima al equipo balear del Santanyí en el partido de ida de la primera eliminatoria, en un Madrigal que volvió a registrar una buena entrada. El equipo amarillo realizó un gran encuentro ante un Santanyí que se presentó en el estadio amarillo con la única obsesión de no encajar ningún gol. Para conseguirlo, el conjunto balear se encerró atrás esperando alguna contra que nunca llegó.

Garrido apostó de inicio por el mismo equipo que derrotó al Castellón B la semana pasada, con la única variación del cambio posiciones de dos jugadores. Verza ocupó la banda derecha, mientras que Santi se colocó en el centro del campo al lado de Arzo.

El Villarreal B salió decidido en busca de la victoria, pero lo hizo de una forma algo acelerada. A medida que el tiempo transcurrió, los locales empezaron a encontrar su mejor juego, protagonizando las primeras ocasiones de gol con Aceitón, Cases y Dani. Por contra, el Santanyí era incapaz de acercarse con peligro a la portería defendida por Bayarri y cuando lo hacía era siempre en acciones a balón parado. La recta final del primer acto contó con las mejores oportunidades amarillos, especialmente en un par a botas de Cases.

JONHY, EL REVULSIVO

En la reanudación, el partido seguía por el mismo camino hasta que el visitante Carlos fue expulsado en el minuto 53. Juan Carlos Garrido aprovechó esa circunstancia para dar entrada a Jonathan Pereira, Jonhy, una decisión que terminó siendo determinante. El filial continuaba con su asedio a la meta del Santanyí, pero faltaba acertar en el remate. No fue hasta el minuto 79 cuando Jonhy logró el único gol del encuentro, un tanto magistral tras coger el esférico en la línea de fondo, deshacerse de su defensor y lanzar un zurdazo que, tras dar en el larguero, se coló en la portería rival.

El gol espoleó a los de Garrido, que buscaron con insistencia un segundo tanto que no llegó, por lo que la eliminatoria se resolverá el sábado en Santanyí. Por si acaso, el técnico del Badalona, Ramón María Calderé, posible rival en la siguiente ronda, tomó buena nota desde el palco.