El Playas de Castellón puso ayer el punto final a la temporada 2003/04. Los albiazules, víctimas más de sus errores puntuales que de los aciertos del contrario, cayeron ante El Pozo (4-2) en el cuarto partido de la serie semifinal. El electrónico del Palacio de los Deportes de Murcia señaló el final de un corto ciclo, el de Miki, que se ha saldado con el subcampeonato en la Copa de España como mejor resultado.

Hacía cinco años que el Playas de Castellón no echaba el cierre de temporada con algún título más en sus vitrinas. Ayer se rompía esta dinámica ganadora. Ahora toca perfilar el futuro. Miki se va y el futuro de algunos jugadores está en el aire. César, Fali, Toni, Tatú, el mismísimo Javi Rodríguez... no tienen clara su continuidad, unos por que no cuentan para el proyecto deportivo del Playas y otros porque pueden escuchar ofertas irrechazables.

MURCIA, ÚLTIMA PARADA

El final de este periplo del Playas a las órdenes de Miki tuvo Murcia como escenario. Casi un centenar de aficionados albiazules en las gradas --incluidos los jugadores del filial--, la presencia de Marcos Aurelio Sorato, el segundo en el banquillo albiazul la próxima temporada y mucha confianza en el equipo. Todos confiaban en que la suerte del Playas se resolviera hoy, en un quinto partido que se desvaneció en un abrir y cerrar de ojos.

Porque el Playas hizo lo más difícil. Aguantó los primeros 10 minutos a pesar de la expulsión de Euler por una fea entrada a Lenisio, se adueñó del encuentro y hasta se adelantó en el marcador gracias a una genialidad de Javi Rodríguez rematada por Fali. Segundos después, Nando Grana tuvo el 0-2 en sus zapatillas, pero no precisó el remate.

La semifinal estaba encarrilada. Pero... ¡Otra vez! La falta de concentración en la defensa de jugadas a balón parado sentenció al playas. Cobeta remataba a la red un córner apenas dos minutos después del 0-1. Quedaba mucho partido, pero este gol fue la clave. A partir de aquí, los albiazules se deshincharon. Lenisio y Álvaro, al alimón, adelantaban a El Pozo (3-1) y daban la vuelta a la tortilla. Sólo un gol de Javi Rodríguez al filo del descanso mantuvo las esperanzas del Playas.

De nada sirvieron las grandísimas paradas de Rafa, la lección de pundonor y calidad de Javi Rodríguez, los malabarismos de Tatú... El Playas afrontaba los últimos 20 minutos por detrás en el marcador. Y eso, ante El Pozo Murcia, limita notablemente las opciones de éxito.

Al Playas sólo le quedaba apelar a la heróica en la segunda mitad. El equipo lo intentó, pero chocó contra su propia ineficacia cara a puerta y contra la ceguera de la pareja arbitral, que dejó de señalar un penalti sobre Josema aún con el 3-2. Al final, el 4-2 de Cobeta frustró la remontada y precipitó el adiós del Playas a la temporada.