Pellegrini concedió la mañana libre a sus jugadores. Cada cual aprovechó el tiempo de ocio como quiso. Por ejemplo, Pepe Reina, Quique Álvarez y Sonny Anderson lo emplearon en coger los palos de golf y darle a la bola en las excelentes instalaciones de Torremirona. Pedro Martí pasó por la peluquería, Héctor Font se dio un chapuzón en la piscina, Armando Sá escuchó música en el hall del hotel... Y también hubo tiempo para que los más dormilones, como José Mari, se quedaran durante unas horas más en la cama.

Mientras los futbolistas descansaban, Rubén Cousillas y Manuel Pellegrini se dedicaron a resolver los problemas que les aparecieron en sus respectivos ordenadores portátiles. Para ello, contaron con la inestimable colaboración del manitas¾Víctor Balaguer, cámara de Canal 9 Televisión, que los solventó con rapidez, por lo que ambos pudieron conectarse a la red.

Además de su nueva imagen más fashion, con un llamativo cabello rubio platino, Guayre ha sorprendido por su visible tatuaje en el antebrazo derecho con letras chinas. El canario ha tenido que satisfacer la curiosidad de sus compañeros explicando que se trataba del nombre de su padre escrito en el alfabeto chino.